Uncategorized

Destruyeron la garita que utilizaba la banda delictiva del Ismael en Güiria

MATARON AL KOKI ¿EL FIN DE LAS MEGABANDAS DEL PAÍS? HABLA EL EXPERTO Carlos Luis Revette, alias  El Koki , fue abatido a principios del mes de febrero en Las Tejerías, estado Aragua, después de ser uno de los delincuentes más buscados del país tras liderar una organización criminal en la Cota 905. 

Su muerte puso de nuevo en la palestra el tema de las megabandas en Venezuela, situación que ya forma parte de la cotidianidad en el país.

Para analizar este flagelo,  Caraota Digital   conversó con el criminólogo, Luis Izquiel,  quien ofreció su perspectiva tras la muerte del Koki

Funcionarios del la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) destruyeron un punto de observación, comúnmente llamado garita, que utilizaba la banda delictiva El Ismael en el sector Guarama ubicado en Güiria, estado Sucre.

De acuerdo a lo reseñado en Últimas Noticias, tras el operativo militar los delincuentes huyeron hacia una zona boscosa.

Esta peligrosa banda que opera en el estado Sucre se dedica a robos, cobro de vacunas y extorsión.

ABATIDO UN MIEMBRO DE LA BANDA EL ISMAEL  Vale recordar que en 2019, funcionarios de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) ultimaron a Alexander José Villarroel Caldera, alias “Seveno”, quien sería miembro de esta banda delictiva.

El hombre se habría enfrentado con las comisiones policiales en el sector Guarama Arriba en Güiria, estado Sucre.

foto cortesía De acuerdo a reportes policiales, Villarroel Caldera tenía dos registros por homicidio ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del estado Sucre.

MATARON AL KOKI ¿EL FIN DE LAS MEGABANDAS DEL PAÍS? HABLA EL EXPERTO Carlos Luis Revette, alias  El Koki , fue abatido a principios del mes de febrero en Las Tejerías, estado Aragua, después de ser uno de los delincuentes más buscados del país tras liderar una organización criminal en la Cota 905. 

Su muerte puso de nuevo en la palestra el tema de las megabandas en Venezuela, situación que ya forma parte de la cotidianidad en el país.

Para analizar este flagelo,  Caraota Digital   conversó con el criminólogo, Luis Izquiel,  quien ofreció su perspectiva tras la muerte del Koki.

“Eso significa un alivio para los habitantes del oeste de Caracas, y de la capital en general, porque esta banda actuaba acá”, expresó. Aunque, señaló que esto no quiere decir que este fenómeno de violencia por parte de bandas organizadas haya terminado.

“Vienen los lugartenientes y ocupan ese lugar” , dijo al citar el caso de José Antonio Tovar Colina, alias E l Picure , quien fue abatido en mayo de 2016.

“Eso ocurre en la mayoría de las megabandas en Venezuela. Cuando matan al cabecilla, siempre hay individuos en segundo plano, que pasan a ser los nuevos jefes”, manifestó.  En ese sentido, subrayó que la muerte del Koki “no significa” el fin de estos grupos criminales; al señalar que en el país hay entre 40 y 50 bandas activas.