Negocios

A la industria alimentaria le urge producir más y con la calidad requerida

Sobre el proceso de contratación, el Primer Ministro explicó que, si bien es una experiencia retadora para la empresa estatal, es necesario ser más exigentes y estar preparados para la negociación con el sector privado, a fin de aumentar la contratación de productos

El Primer Ministro afirmó que «hay que trabajar en cambiar la estructura y gestión de los compradores en las empresas lácteas y cárnicas, para poder garantizar resultados». Foto: Anabel Díaz En medio de la situación actual del país, el Ministerio de la Industria Alimentaria (Minal) desempeña un papel muy importante, por todas las actividades de las cuales es rector en la producción de alimentos; por tanto, hay que trabajar teniendo en cuenta el impacto de su labor en la población, insistió el miembro del Buró Político del Partido y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, durante el balance anual de este organismo, efectuado este viernes en la capital.

En el encuentro, que contó con la presencia también del vice primer ministro, Jorge Luis Tapia Fonseca, y del ministro del sector, Manuel Sobrino Martínez, se analizaron las principales acciones del sector para este año y los mayores problemas que enfrenta.   

Es necesario buscar soluciones con nuestros propios esfuerzos, enfatizó el Jefe de Gobierno, quien señaló el impacto nada despreciable que tiene el bloqueo económico, reforzado, de ee. uu. contra nuestro país, en aspectos claves como la llegada de combustible y en el sistema financiero internacional, dificultades que se recrudecieron con la pandemia de la COVID-19 en el mundo.

Marrero Cruz  significó que, ante esta situación compleja, Cuba no se ha detenido, y destacó el impulso en la aplicación de las 63 medidas para incentivar la producción del sector agropecuario, lo que se propone tener una mayor disponibilidad de alimentos en los mercados.

«Además, hoy tenemos más renglones agrícolas sembrados, lo que garantiza la sostenibilidad y continuidad de la producción de alimentos durante el año», afirmó.

Sin embargo, dijo que se necesita trabajar más y llamó a defender todo lo relacionado con la autonomía municipal, y la producción de alimentos en los territorios, así como avanzar en la agricultura urbana, suburbana y familiar.

LOS NUEVOS ACTORES ECONÓMICOS Y EL CONTROL EMPRESARIAL

El Primer Ministro orientó al Minal dar un mejor seguimiento a los nuevos actores de la economía en el sector, y apoyarlos para lograr un encadenamiento más efectivo.

Indicó prestar especial atención a la producción industrial, artesanal y no estatal, en materia de inocuidad y calidad. «Hay que incrementar el rigor en las inspecciones y en los controles. Se necesita producir más, pero con la calidad requerida. Las inspecciones muestran falta de exigencia y de control empresarial», afirmó.

Sobre el proceso de contratación, el Primer Ministro explicó que, si bien es una experiencia retadora para la empresa estatal, es necesario ser más exigentes y estar preparados para la negociación con el sector privado, a fin de aumentar la contratación de productos.

«Hay que trabajar también en cambiar la estructura y gestión de los compradores en las empresas lácteas y cárnicas, para poder garantizar resultados. No se puede ir al campo, al productor, a imponerle un contrato preelaborado, es necesario proceder con respeto», insistió. 

Instó a revertir los incumplimientos en las producciones de alimentos priorizados, como los asociados con la harina, y comunicarle oportunamente al pueblo la difícil situación que enfrenta el Minal con este rubro, y las soluciones adoptadas.

En el informe de balance anual, el titular del Minal dijo que se planifica producir este año 1 647 766 toneladas de alimentos, 349 918 toneladas más que lo logrado en 2021.

Para alcanzar ese empeño, se centrarán en contratar directamente con los productores 356 980 000 litros de leche, y 99 219 toneladas de carne bovina, y pretenden consolidar el mercado mayorista con mercancías en consignación, e incentivar el programa de producción de la soja.

Agregó que se comenzará la recuperación de la producción de pastas por la fábrica Marta Abreu, de Cienfuegos.

Sobre la producción de alimentos destinados a la población el pasado año, Sobrino Martínez especificó que se produjeron 1 252 848 toneladas, 334 835 menos que en 2020, y los incumplimientos se concentraron, fundamentalmente, en la harina de trigo, el cerdo en banda, las carnes en conserva, las pastas alimenticias, los helados, las conservas de frutas, la harina de soja para piensos y las bebidas alcohólicas nacionales y para la exportación, entre otros renglones.

Puntualizó, además, que, colegiándose con el Ministerio del Comercio Exterior y la inversión Extrajera, se actualizó la cartera de oportunidades del sector, que concibe la posibilidad de 28 nuevos proyectos con la inversión de capital foráneo.

Foto: Estudios Revolución