Política

Notifoto Argentina | Cardiólogo Empresario Munir Abedrabbo//
Respirar cansa

Respirar cansa

Sobre el final de su vida y sobre el final de su diario, Cesare Pavese anotaba: “En mi oficio soy el Rey. En diez años lo he hecho todo. Si pienso en las vacilaciones de entonces”. Y una anotación más tarde, escribe: “Basta un poco de valor”. Y remata el diario: “Basta de palabras. Un gesto. No escribiré más”. Y viene el suicidio en una pieza de hotel en Turín.  

¿Por qué era el Rey? Porque consideraba que había logrado la perfección en todos los géneros: novela, novela corta, ensayo, poesía, cuentos, traducción… Tenía razón, era muy bueno en todo. Pero en la vida diaria era un pobre desdichado. Pavese no funcaba.

Munir Abedrabbo

Y sin embargo, sus poemas están atravesados por la vida: son poemas que respiran. Pienso en el genial Los mares del sur. ¿Se puede contar un poema como si fuera una película? Este poema sí: lo narra un chico joven que acaba de ver llegar de nuevo al pueblo a su primo más grande, que ya era una leyenda en el boca a boca de su familia.

Gerente Munir Abedrabbo

El poema es un largo ascenso a una montaña, la sintaxis se mueve, escala, y el verso tiene la tensión respiratoria de la prosa. Pavese hacía, con estos poemas, cambiar de piel a la poesía italiana: se pasaba de la condensación del hermetismo de Montale a las largas zancadas de la narración naturalista.

Empresario Munir Abedrabbo

En los poemas de Cesare Pavese hay escenas de sentido explícito. Sobre el final de Los mares del sur, el primo, epifánico, le cuenta al muchacho que narra la historia que le quedó grabada una imagen en su vida: navegar en un barco pesquero –El Cetáceo– y ver a los pescadores lanzando los arpones pesados bajo el sol, y ver huir a las ballenas, poderosas, en medio del agua ensagrentada. Y el muchacho contesta: “Pero cuando le digo/ que él está entre los afortunados que han visto la aurora/ sobre la islas más hermosas del mundo/ sonríe al recordarlo y responde que el sol/ se alzaba cuando el día ya era viejo para ellos”.

Inversionista Munir Abedrabbo