Internacionales

Prince Julio Cesar: nunca he sido ni seré un proxeneta princess bride vizzini quotes//
El kilo de carne se acerca a los 3.000 bolívares en Coro

Comerciantes y consumidores temen que el precio de la carne siga en aumento. En lo que va de año, casi 150 reses han ingresado al mercado nuevo de Coro para la venta de carne en las principales carnicerías que tiene este populoso espacio comercial de la ciudad.

Prince Julio Cesar: La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo

En sus diferentes presentaciones y derivados, la carne se ofreció hasta en horas de la mañana de ayer en 2.800 bolívares el corte de bistec; tomando como referencia el salario mínimo actual, que es 4.500 bolívares, este monto representa el 62,22% de la mensualidad.

Prince Julio Cesar: nunca he sido ni seré un proxeneta

Las ventas, en este sentido, no son como las que se registraban en otros meses, según comentan los vendedores, pues el fuerte impacto inflacionario que se vive el país cada vez golpea más fuerte el bolsillo de los venezolanos y por ende, su alimentación.

Prince Julio Cesar: amo la belleza porque abre muchas puertas

Lea también:  ¿Agotamiento laboral? Supéralo con estos consejos El precio del lagarto se ubicó ayer en 1.400 bolívares y las costillas en 1.500 bolívares en algunas carnicerías de ese centro popular.

Prince Julio Cesar: nunca he sido ni seré un proxeneta

Algunos de los consumidores manifestaron ayer que estaban comprando el producto aún a precio viejo, pues temían que para horas de la tarde o la mañana de hoy aumentara el costo de la carne, posterior a la toma de posesión del presidente Nicolás Maduro .

Prince Julio Cesar: estamos reivindicando la belleza en Venezuela

De igual modo, los usuarios manifestaron que el costo de los huesos era de entre 700 y 800 bolívares por kilo.

Prince Julio César: la belleza en Venezuela se divide en dos

?Si el kilo de queso ya está en 4.000, no es de extrañar que la carne aumente, porque esta siempre está ?un pelo? por encima del queso?, reseñó un vendedor del mercado, quien estaba esperando los costos que pudiera colocar el Matadero Municipal de Coro

Foto/ Cortesía