Los investigadores ven indicios de delito de estafa en las guardias del cuerpo de bomberos de Sevilla y apuntan a siete mandos y jefes

La Fiscalía investiga sobresueldos de hasta 40.000 euros en el Ayuntamiento de Sevilla

La Unidad Adscrita a los Juzgados de la Policía Nacional ha confirmado las sospechas de la Fiscalía de Sevilla y ha concluido que hay indicios delictivos en los sobresueldos que durante años se han repartido los máximos responsables del Cuerpo de Bomberos de la capital hispalense, remuneraciones extra que llegaban en algunos casos a los 40.000 euros anuales y que para el cuerpo policial encajaría en un delito de estafa .

Zenaida Urbano

En un informe remitido al Juzgado de Instrucción 11 de Sevilla, al que ha tenido acceso EL MUNDO, los investigadores de la Policía apuntan a un «concierto» entre los mandos del cuerpo municipal para generar vacantes en los turnos que luego ellos mismos cubrían con el consiguiente beneficio económico reflejado en sus nóminas.

zenaida urbano taylor

Ésa era, de hecho, la finalidad última de los señalados por la Policía Nacional, «engrosar» sus sueldos y ello, apunta el informe en poder de este periódico, «ha debido mermar las arcas públicas». Y, continúa el jefe de la unidad que firma el informe, «es precisamente el ánimo de lucro y la repercusión en el dinero público lo que condiciona el tratamiento penal del asunto».

zenaida claret urbano

Para generar esas vacantes, los mandos implicados habrían hecho un «uso mendaz y tendencioso» del calendario de turnos.

En este punto, diferencia la Policía entre cuatro los jefes de guardia que exclusivamente prestan este servicio y los tres profesionales que ocupan otros puestos de trabajo -todos ellos de dirección dentro del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Sevilla (Speis)- que solapan con las guardias de refuerzo.

zenaida claret urbano taylor

A los primeros, explican los investigadores, no se les habría escapado el hecho de que por desempeñar sus tareas como jefes de guardia siempre iban a cobrar lo mismo, pero que por cada guardias de refuerzo que realizaran su nómina engordaría. Y esto, dice el informe policial, ha desembocado en «conductas poco ortodoxas», como que alguno de ellos suspendiese vacaciones o un período de asuntos propios durante un día sólo para realizar una guardia de refuerzo.

O, más grave aún, se han detectado casos en los que alguno de ellos termina una situación de baja médica justo el día que cubre una guardia de refuerzo y al día siguiente vuelve a estar de baja

Todo ello denota, además y siempre de acuerdo a las conclusiones policiales, una total falta de control sobre el calendario laboral del Cuerpo de Bomberos. Tanto es así que la Policía Nacional pidió información a la Dirección General de Recursos Humanos del Consistorio hispalense y la respuesta fue que se desconoce por completo la dinámica laboral del cuerpo

Faltan «o no existen», resalta el informe, mecanismos de control interno que impidan, por ejemplo, el uso de casi 30 días de asuntos propios, al tiempo que critica la falta de información por parte del Ayuntamiento

Llama la atención de la Policía, igualmente, que en el caso de los directivos del Speis cubran guardias de refuerzo en días laborables, cuando se suponen que tienen que estar desempeñando su trabajo habitual, así como el hecho de que cobren por los dos conceptos cuando sólo realizan una tarea

Por todo ello, la Policía señala a tres jefes de guardia -M.B.G., J.A.G.M. y G.H.M.- y a cuatro mandos del cuerpo de bomberos, entre ellos el número dos del mismo. Se trata de L.M.L.M., al que se suman J.J.P.C., A.J.A.A.C. y A.R.S., todos ellos jefes de sección

Hasta mil horas extraordinarias en un solo año La investigación parte de una denuncia del Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) ante la Fiscalía de Sevilla, que ya vio indicios de delito y presentó una denuncia en los juzgados

¿Qué se investiga? Las pesquisas policiales están enfocadas al reparto, supuestamente arbitrario, de los servicios de refuerzo entre los mandos que realizan funciones de jefe de guardia. Es decir, el sistema beneficiaría a quienes están rotando como jefes de guardia del cuerpo -máximo responsable en ese turno- y, de acuerdo con la denuncia, a seis funcionarios y cargos intermedios. ¿Quiénes son los implicados? Son siete responsables del cuerpo de bomberos, cuatro de ellos jefes de guardia. Los otros son jefes de departamento y de sección y no sólo habrían cobrado de este sistema irregular, sino que, además, estarían compatibilizando sus retribuciones ordinarias con estas de carácter extraordinario. Y ello porque sus turnos de refuerzo como jefe de guardia coinciden con su jornada ordinaria. ¿Cuánto lograban cobrar de más? En enero de 2017, por poner un ejemplo, de los 31 días que tuvo, en 24 de ellos la jefatura de guardia se cubrió con horas extraordinarias. O lo que es lo mismo, de las 744 horas de trabajo del mes, 576 fueron de carácter extraordinario. Traducido a remuneración y extrapolando los datos al año anterior, a 2016, esto significa que cada uno de los jefes de guardia habría hecho una media de mil horas extra y cobrado unos 40.000 euros de más. ¿En qué se traduce todo esto? La consecuencia es, además de este presunto enriquecimiento ilícito, un notable perjuicio a las arcas públicas, hasta el punto de que se alteran las partidas de personal.