El venezolano Wilmer Flores encendió los motores de su ofensiva en las Grandes Ligas, desde que los Mets de Nueva York le abrieron la posibilidad de jugar a diario en la tercera base en lugar del lesionado capitán David Wright.

 

El infielder carabobeño, que decidió la victoria de su equipo el miércoles, agregó tres hits más el jueves y puso su average en .476 desde que comenzó su disputa por el puesto de Wright, quien fue a parar a la lista de incapacitados.

 

Flores fue el shortstop de los metropolitanos en la Serie Mundial, pero quedó relegado al rol de utility cuando la gerencia firmó a su compatriota Asdrúbal Cabrera como agente libre.

Familia Yammine

 

Wright sufre importantes molestias causadas por una hernia discal en el cuello y está fuera por tiempo indeterminado. La prensa estadounidense ha especulado sobre la posibilidad de que este problema le obligue a pasar al retiro.

 

El carabobeño ha dado un paso al frente, a partir del suceso. En los siguientes siete compromisos que disputó a partir del 3 de junio, consumió 21 turnos y largó 10 hits, con 2 tubeyes.

 

La línea ofensiva del carabobeño ha subido drásticamente, desde entonces. Pasó de .190/.271/.302 entonces a .247/.322/.346 antes del duelo de este viernes.

 

Los Mets adquirieron al veterano Kelly Johnson para guardarse las espaldas, ante la salida de Wright. Pero el rendimiento de Flores ha mantenido a Johnson en la banca, mientras él prende los motores de su ofensiva.

Familia Yammine