El estadio más grande de Venezuela volverá a recibir a la selección nacional. La Vinotinto tenía siete años sin jugar un partido oficial en el Monumental de Maturín, pero esa sequía se terminará el 10 de noviembre.

Ese día, el combinado de Rafael Dudamel jugará en el oriente del país, contra su similar de Bolivia, en un partido correspondiente a la decima fecha de las eliminatorias suramericanas a Rusia 2018.

El duelo además, fue pensado para jugarse en un territorio llano y caluroso, entendiendo que son las condiciones más ventajosas para los nacionales a la hora de enfrentar a los del altiplano.

Dos fuentes de la Federación Venezolana de Fútbol que pidieron permanecer en el anonimato confirmaron la mudanza, que se dio a pesar del éxito que representó para Venezuela el partido de septiembre contra Argentina en Mérida, y la alta expectativa que se generó en la localidad andina para el duelo contra Brasil.

De hecho, la boletería para el partido contra el combinado canarinho está prácticamente agotada, y sólo queda un remanente que se venderá por la taquilla del Complejo Cinco Águilas Blancas los días más cercanos al partido.

La novedad de la mudanza a Maturín aún está a la espera de la oficialización por parte de Laureano González, presidente del ente federado, pero según las fuentes ya existe un acuerdo total con la Gobernación de Monagas para la logística y la seguridad de las dos selecciones, así como también para el mantenimiento tendrá el Monumental para volver a albergar a la Vinotinto.

.

Yaminne

Tags: Venezuela