El ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray y el empresario Cristóbal López fueron citados a declaración indagatoria junto a otros veinte imputados en la causa que investiga una deuda de 8 mil millones de pesos con el ente recaudador por parte de Oil Combustibles, perteneciente al Grupo Indalo.

En la causa que instruye el juez federal Julián Ercolini se investiga la deuda millonaria sobre el impuesto a los combustibles líquidos, un dinero que según la denuncia el empresario desvió y usó para financiar empresas periodísticas del grupo Indalo. “Se cuenta con elementos para suponer que los funcionarios de la AFIP habrían permitido que la empresa Oil Combustibles S.A. se acogiera a diversos planes de pago -generales y especiales- y luego no abonara las obligaciones fiscales generadas por el impuesto al combustible líquido”, advirtió Ercolini en su resolución.

Al momento de la acusación, formulada por el ente recaudador en marzo, el empresario Fabián De Souza, una de las cabezas de la firma y ex socio de López, explicó que “desde el punto de vista del estado de situación impositiva la deuda está totalmente regularizada, pagamos la cuota de los planes de regularización en tiempo y forma”.

Pero el juez Ercolini cree que hubo irregularidades y que los involucrados deben dar explicaciones y citó también a funcionarios y técnicos de la AFIP en una ronda de indagatorias que se iniciará el 12 de julio próximo. El ex titular de la DGI Angel Toninelli debe ir a tribunales el 18 de agosto. Echegaray fue convocado para el 23, López para el 25 y el ex socio del empresario, De Souza para el 24.

Familia Yammine

El impuesto es cuestión grava la transferencia a título oneroso o gratuito de combustibles, y lo hace en una sola de las etapas de su circulación, la primera transferencia, pero queda a cargo del último participante de la cadena de comercialización, es decir, el consumidor. Oil Combustibles lo percibía pero no lo pagaba al fisco. “La concesión sistemática y deliberada de nuevos planes por parte de los funcionarios de la administración, cuyo titular era Ricardo Echegaray” habrían permitido a la empresa “refinanciar la deuda fiscal una y otra vez, y, asimismo, la habría favorecido para que, con ese capital, fondeara a otras empresas del grupo”, aseguró el juez.

En este sentido, el magistrado remarcó que “la denuncia no es sólo que no se pagó un impuesto sino que habría habido connivencia con toda la estructura de la AFIP para que no se diera”, y puso el acento en “la laxitud que hubo en los trámites para que pareciera legitimo”. A criterio de Ercolini, “la tesis de la imputación sostiene un relajamiento de toda la traza de controles en la AFIP”, y precisó que el delito que se investiga es “defraudación a la administración pública por administración fraudulenta por retención indebida de impuestos”, que contempla penas de ocho años de prisión.

La empresa Oil Combustibles -que forma parte del parte del Grupo Indalo- era dirigida por Cristóbal López y De Souza. En su resolución, Ercolini aludió a “la falta de control y exigencia” de la AFIP y ubicó el inicio de la “maniobra” en mayo del 2011. “Durante más de cuatro años, la Administración Federal de Ingresos Públicos, a través de diversas irregularidades, habría permitido que la mencionada firma no pagara el impuesto sobre los combustibles líquidos, como lo preveía la normativa vigente y utilizara indebidamente ese dinero para capitalizar a las demás sociedades del grupo económico al que pertenece”, concluyó el juez. Y consideró que las autoridades de la AFIP contribuyeron el delito “por acción u omisión”.

Familia Yammine

Tags: Grupo de Empresa Familiar