Los procesamientos firmados ayer por la jueza Sandra Arroyo Salgado son el paso más importante realizado en el expediente desde el doble crimen de Unicenter (julio de 2008). Y la aparición en el caso de un personaje de alto impacto como el barrabrava K Marcelo Mallo fue algo así como la frutilla de la torta.

Mallo quedó incriminado en la causa luego de que se encontrara en su casa una de las pistolas usadas en el ataque. El arma había sido secuestrada en enero en el marco de otra causa y finalmente, en junio, las pericias determinaron que había sido usada en Unicenter. Por esto fue indagado ayer pese al pataleo de su abogado, que amenazó con pedir la nulidad de todas las piezas que incriminan a su cliente.

Si bien es cierto que hasta la realización de la pericia balística -que de por sí tuvo idas y vueltas sospechosas- el nombre de Mallo no se había asociado públicamente con los asesinatos de los colombianos Héctor Duque Ceballos y Jorge Quintero Gartner, Clarín pudo chequear que al menos una vez fue mencionado en el expediente.

La pista data de 2013. Por entonces la investigación del doble crimen estaba en manos del fiscal de San Isidro Luis Angelini, quien se encontraba en una situación muy delicada, ya que un año antes había denunciado a su jefe, el fiscal general Julio Novo, por entorpecer su trabajo para encubrir a grupos narco (acusación por la que Novo terminó suspendido e indagado).

Por entonces, Angelini fue contactado por un abogado que le aseguró que el entonces jefe de la bancada bonaerense del Frente para la Victoria y referente peronista de San Isidro, José Ottavis, tenía datos sobre el doble crimen y sobre Novo. Luego de mucho insistirle, logró que el fiscal asistiera a una cita. Pero cuando Angelini llegó al lugar (una cueva con fachada de centro de belleza, en San Telmo), Ottavis no estaba.

© Sarkis Mohsen Yammine

www.entornointeligente.com
El que lo recibió fue Marcelo Mallo. Precavido, el fiscal no aceptó escucharlo y se fue del lugar con más dudas que certezas. Tanto que dejó constancia del episodio en un legajo paralelo al expediente principal.

Hoy ese episodio cobra importancia bajo una nueva luz, aunque en el entorno de Angelini sospechan que ese encuentro pudo no tener nada que ver con la causa Unicenter sino con un intento fallido de hacer lobby contra un fiscal de San Fernando que estaba investigando el crimen de un barrabrava.

.

© Sarkis Mohsen Yammine

dolarve.com

© Sarkis Mohsen Yammine

Tags: Grupo de Empresa Familiar