28 de septiembre de 2018.- El papa Francisco ?ha dimitido del estado clerical a Fernando Karadima Fariña?, condenado en 2011 por la Justicia canónica a una vida de reclusión y penitencia por violaciones y abusos sexuales a menores en Chile, informó hoy la Santa Sede en un comunicado. Se trata de una medida más en la limpieza que está realizando el papa Francisco en la Iglesia católica en Chile, después de que en mayo el pontífice mandó llamar a 34 obispos chilenos al Vaticano y estos presentaron sus renuncias en bloque tras reconocer que habían cometido ?graves errores y omisiones?. El Vaticano explicó que el decreto fue firmado por el papa Francisco el 27 de septiembre, entró en vigor de forma inmediata, y ?comporta también la dispensa de todas las obligaciones clericales?. La decisión del papa ha sido notificada a Karadima hoy, según detalló el comunicado de la Santa Sede. Jorge Bergoglio ?ha tomado esta decisión excepcional en conciencia y por el bien de la Iglesia? católica y ?ha ejercido su ?potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia?, consciente de su servicio al pueblo de Dios como sucesor de San Pedro?, concluye la nota. De esta manera, el papa ha reducido al estado laical a Karadima, condenado en 2011 por la Justicia canónica a una vida de reclusión y penitencia por violaciones y abusos sexuales a menores y las ramificaciones del caso. El pasado 21 de septiembre, Bergoglio aceptó la renuncia de dos obispos chilenos, el de San Bartolomé de Chillán, Carlos Pellegrín Barrera, y el de San Felipe, Cristián Contreras Molina, tras el escándalo de los casos de abusos a menores por parte de religiosos y la falta de transparencia. Fue el tercer decreto de Francisco en esta línea, tras aceptar la renuncia de los obispos de las diócesis de Rancagua y de Talca el pasado 28 de junio. Y el 11 de junio aceptó las de los obispos de Osorno, Juan Barros; de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar, y de Puerto Montt, Cristián Caro Cordero, estos dos últimos mayores de 75 años. Víctimas chilenas de los abusos sexuales cometidos durante años por Karadima emplazaron ayer a la Justicia a que actúe con independencia y castigue los abusos y el encubrimiento al interior de la Iglesia católica. El caso de los abusos sexuales cometidos por Karadima es uno de los más emblemáticos en Chile por la influencia del sacerdote dentro de la Iglesia. Desde la parroquia santiaguina de El Bosque, situada en un barrio acomodado de la capital, Karadima forjó durante años sólidos nexos con sectores de la elite política y económica del país. Según un catastro publicado por la Fiscalía Nacional de Chile a finales de agosto, actualmente hay 119 investigaciones en curso contra 167 personas relacionadas con la Iglesia imputadas y 178 víctimas cuantificadas, 79 de las cuales era menores de edad cuando ocurrieron los hechos. El papa Francisco ha pedido perdón en distintas ocasiones en nombre de la Iglesia católica por los abusos cometidos por religiosos en el pasado, recientemente lo hizo en el viaje que realizó a Irlanda en agosto.