España cuenta con unas condiciones únicas para explotar esta actividad y atraer visitantes en lo que se conoce como astroturismo.

Desde sus orígenes, la humanidad ha observado el cielo nocturno en busca de respuestas. Las estrellas han sido parte de las prácticas religiosas de muchas civilizaciones, su localización ha servido durante siglos a navegantes para trazar sus rutas e incluso, a día de hoy, todavía sigue vigente el calendario gregoriano, utilizado en casi todo el mundo, y que toma su referencia de nuestra estrella más importante, el Sol.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

dolarve.com

En la actualidad, sin embargo, la contaminación lumínica hace que contemplar el cosmos sea una actividad muy difícil de llevar a cabo.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

www.entornointeligente.com
En grandes ciudades como Madrid, por ejemplo, la luz artificial impide que apenas se aprecien un puñado de puntos en el cielo estrellado.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

noticias-venezuela.com
Con el propósito de preservar este patrimonio, el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) creó en 2009 la fundación Starlight con el objetivo de certificar la calidad del cielo, en base a la nubosidad, transparencia y contaminación lumínica.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

enlasgradas.com

Imagen del cielo sobre el Teide, en Tenerife.

.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

Tags: España