Por Jéssica Esturillo O. Hasta la estimación del secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Andrés Romero, se quedó corta y ayer la mayor licitación de suministro eléctrico realizada a nivel latinoamericano marcó un nuevo récord de participación con 84 ofertas.

En la apuesta que hicieron los encargados de la subasta, la autoridad pronosticó que serían 80 los sobres que llegarían de parte de empresas interesadas en adjudicarse algunos de los bloques disponibles que totalizan 12.750 GWh, lo que equivale al 30% de los consumos futuros de clientes regulados (residenciales y comerciales) con inicio de suministro el año 2021.

De acuerdo con cálculos de ejecutivos de la industria, este volumen, el más grande puesto a disposición del mercado en los diez años de operación de este mecanismo de concursos, podría suponer ventas anuales por nada menos que US$ 10.000 millones, suponiendo un precio promedio de US$ 80 por MWh, similar al adjudicado en el último proceso realizado.

La meta en esta oportunidad, dijo Romero es ver un nivel de precios inferior al mencionado, posibilidad que ha generado debate en el sector, dados los múltiples factores comerciales, de mercado y del diseño de la licitación que están influyendo.

En el sector hay interés, pues las condiciones de mercado, especialmente para la obtención de financiamiento, exigen a las empresas disponer de contratos, los que en este caso son a 20 años.

Para evitar revivir situaciones como la de octubre, cuando una empresa se quedó afuera del proceso por llegar después de la hora tope de recepción, ayer pocos minutos después del inicio del acto, a las 9 de la mañana, se recibieron los primeros sobres. Al cabo de una hora, el número de propuestas se empinaba sobre las 20.

Las empresas distribuidoras reforzaron el equipo para agilizar el proceso. Tras un cambio normativo, las concesionarias administran la licitación que por segunda vez fuera diseñado por el gobierno a través de la CNE.

Como se esperaba, las cuatro mayores generadoras del país se hicieron presentes, siendo Colbún la que llegó primero, con un requerimiento de contratación de energía que se comentó sería menor que el de sus pares, pues la eléctrica de los Matte presenta menores niveles de vencimiento de contratos.

En orden de llegada le siguió AES Gener que también se presentó con la sociedad Alto Maipo Spa, de la cual depende el proyecto hidroeléctrico del mismo nombre, donde es socia de Antofagasta Minerals.

Endesa y Engie Energía Chile (ex E-CL) se ubicaron en el lugar 65 y 70, respectivamente en el orden de recepción de la documentación requerida.

El próximo jueves se sabrá si alguna oferta no fue admitida por algún error y el 17 de agosto se adjudicarán los bloques y se develará el misterio de los precios.

Las apuestas de proyectos de energía de base de Southern Cross, GNF y la estatal ENAP

Southern Cross con el proyecto en base a carbón Pacífico, que impulsa en Iquique junto a la firma de Singapur Sembcorp, a través de la sociedad Río Seco, fue una de las sorpresas que hubo ayer en la licitación de suministro eléctrico, donde las fichas del gobierno están puestas en lograr una reducción de precios, más que en impulsar el desarrollo de una tecnología en particular, según explicó el titular de la CNE, Andrés Romero.

Además, como se esperaba, a la subasta también acudió Gas Natural Fenosa, a través de Global Power Generation, filial que impulsa la central en base a gas natural Tierra Noble, la que con 600 MW de capacidad presenta un costo de desarrollo de US$ 750 mil por MW, lo que representa uno de los costos de desarrollo más bajos vistos en el país para este tipo de tecnología.

Además, se presentó Andes S.A sociedad que busca desarrollar una central de ciclo combinado y un terminal flotante de regasificación de GNL en Copiapó, proyecto donde han manifestado su intención de participar las extranjeras MOL, Shell y Wärtsilä.

Lo mismo sucedió con la sociedad entre ENAP y Mitsui, cuya formalización depende de la obtención de un contrato de suministro.

En paralelo, Pacific Hydro, hoy en manos de inversionistas chinos, participó por primera vez en una licitación, a través de un proyecto eólico en construcción, mientras que la noruega Statkraft y la local Eléctrica Puntilla, acudieron con unidades hidroeléctricas.

Noticias Relacionadas Pacheco por integración con Argentina: “Hay otras alternativas que se estudian” en energía Récord de 84 ofertas para participar en la mayor licitación eléctrica de América Latina PPK: integración eléctrica con Chile “sería una gran ventaja para nosotros”.

© Tomás Elías González

Tags: Fujimori, Perú, Tomás Elías González