Madrid y Barcelona | 

El Tribunal Constitucional (TC) español decidió ayer suspender la resolución del Parlamento regional de Cataluña en la que marca una hoja de ruta independentista y da un plazo a la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, para que explique su actuación antes de actuar contra ella.

El pleno del alto tribunal español se reunió ayer para valorar la reclamación interpuesta por el Gobierno central, sobre la resolución aprobada el pasado miércoles, 27 de julio, en el Parlamento catalán, que abría la vía para una eventual declaración unilateral de independencia por parte de la región española.

La resolución fue apoyada por los partidos independentistas catalanes Junts pel Sí (Juntos por el Sí, JxSí) —una coalición de heterogéneas formaciones políticas— y el partido de izquierda radical Candidatura d’Unitat Popular (Candidatura de Unidad Popular, CUP), mientras que el resto de grupos de la Cámara lo rechazaron. Pese a la decisión del alto tribunal español, que suspende la resolución, estos dos partidos aseguraron hoy que seguirán adelante con sus planes.

“Nosotros seguimos” aseguraron fuentes de JxSí, mientras que la CUP también afirmó ayer que “no acatará” el dictamen y seguirá “con el despliegue del proceso constituyente” para construir una república catalana.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, dijo en su perfil de Twitter que sólo obedecerá al Parlamento catalán: “Obedeceremos, ya lo creo. Obedeceremos al Parlamento (regional), cumpliremos el compromiso con los ciudadanos y construiremos un Estado libre, moderno y próspero”.

Además de suspender la citada resolución regional, el TC pide a la presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, y a los demás miembros de la Mesa a que, en el plazo de 20 días, expliquen por qué desobedecieron otra resolución anterior del TC (2015) que prohibía la puesta en marcha de cualquier trámite parlamentario que abriera la vía independentista.

De este modo, el alto tribunal inicia por primera vez el proceso para tomar medidas coercitivas contra alguien que incumple sus resoluciones y que incluyen la multa, la suspensión de las funciones y la vía penal.

El pleno del TC también advierte al presidente Carles Puigdemont, y a los miembros del Gobierno catalán, de similares consecuencias si no cumplen las resoluciones.

No es la primera vez que el TC español frena una resolución independentista impulsada por JxSí y la CUP, dos partidos que llegaron a un acuerdo “in extremis” para formar un Gobierno en la región tras varios meses de negociaciones bloqueadas y que evitó la repetición de comicios.

El TC suspendió en los últimos meses una consulta popular sobre la independencia de la región celebrada el pasado noviembre y la aprobación en la Cámara regional de una serie de “leyes de desconexión” del Estado español, que contemplaban la creación de un ente tributario, protección social y régimen jurídico catalanes.

Cataluña, con 7,5 millones de habitantes, es una de las llamadas “autonomías históricas”.

 

RECHAZO

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseguró ayer que obedecerán al Parlamento y los catalanes construirán un “Estado libre”.

Puigdemont replicó al Tribunal a través de su perfil en Twitter: “Obedecer a un Parlamento escogido por los ciudadanos no es, para un demócrata, ningún sacrificio.

© Francisco Velásquez

www.google.co.ve
El Estado español, en cambio, lo convierte en una proeza”. “Obedeceremos, ya lo creo. Obedeceremos al Parlamento, cumpliremos el compromiso con los ciudadanos y construiremos un Estado libre, moderno y próspero”, escribió.

 

 

.

© Francisco Velásquez

dolarve.com

© Francisco Velásquez

Tags: Twitter, Redes Sociales