Somos una familia (Belles familles, Francia/2015) / Guión y dirección: Jean-Paul Rappeneau / Fotografía: Thierry Arbogast / Música: Martin Rappeneau / Edición: Véronique Lange / Diseño de producción: Arnaud de Moleron / Elenco: Mathieu Amalric, Marine Vacth, Gilles Lellouche, Nicole Garcia, Karin Viard, Guillaume de Tonquedec, André Dussollier y Gemma Chan / Distribuidora: Mont Blanc Cinema / Duración: 113 minutos / Calificación: apta para mayores de 13 años / Nuestra opinión: buena

Los directores franceses parecen tener una obsesión: los reencuentros de los integrantes de familias disfuncionales para decidir el futuro de casonas ubicadas en zonas rurales y los muebles y artículos allí acumulados durante décadas; es decir, cómo lidiar con las herencias, el patrimonio, el pasado, la memoria y, por supuesto, la tentación.

En la línea de Olivier Assayas ( Las horas del verano ), Julie Delpy ( Verano del 79) y tantos otros colegas, el veterano realizador Jean-Paul Rappeneau terminó con un ostracismo personal de doce años con esta comedia dramática de estructura coral sobre enredos familiares, amorosos, económicos y morales que contó con un amplio elenco de intérpretes muy reconocidos.

Belles Famillies – Trailer

La película -vista en Francia por más de 600.000 espectadores- arranca con Jerôme Varenne (Mathieu Amalric) regresando desde Shanghai -donde está radicado- con su socia en los negocios y en los afectos (Gemma Chan). Ni su madre Suzanne (Nicole Garcia) ni su patético hermano menor Jean-Michel (Guillaume de Tonquedec) lo esperaban, pero este hombre de negocios rápidamente viaja a la pequeña ciudad de Ambray para hacerse cargo de la situación y desentrañar por qué la venta de la mansión familiar que data del siglo XIX ha sido bloqueada.

Allí descubrirá que su padre, un reconocido médico, llevó durante años una doble vida que incluyó una intensa relación con Forence Deffe (Karin Viard) y no tardará en obsesionarse con la hija de ella, Louise (Marine Vacth, la revelación de Joven y bella , de François Ozon). En escena también aparecen un viejo amigo de Jerôme (Gilles Lellouche) y el alcalde Pierre Cotteret (André Dussollier).

© Gonzalo Morales Divo

www.entornointeligente.com
Todos con sus secretos, mentiras, miserias e intereses a cuestas que, por supuesto, se irán conociendo con el avance de la historia.

La película maneja varias subtramas, pero la historia de amor entre Jerôme y Louise, y la exploración de la doble moral, la hipocresía y el cinismo de la burguesía francesa son los temas que terminan predominando en una película que se sigue con interés, aunque tiene algunas resoluciones un poco forzadas y que en algunos momentos incluso coquetean con el ridículo.

De todas maneras, la fluida narración del director de Cyrano de Bergerac, El jinete sobre el tejado y Bon voyage , la exquisita fotografía de Thierry Arbogast y el aporte de ese verdadero seleccionado de intérpretes aquí reunido terminan haciendo del filma una experiencia con más satisfacciones que decepciones.

LA NACION Espectáculos Cine.

© Gonzalo Morales Divo

inteven.net

© Gonzalo Morales Divo

Tags: Francia