Un año pasó Julien Gosselin, director teatral francés, adaptando al lenguaje escénico 2666, la monumental novela  póstuma de Roberto Bolaño. Es el más extenso y complejo de sus libros: comienza con la historia de cuatro críticos bohemios que siguen la estela de un escritor alemán de culto, desaparecido en México. Pero a medida que avanza, profundiza en la violencia y en el mal a través del asesinato masivo de mujeres en Ciudad Juárez.

 Hasta el momento de leer el libro, Gosselin (29), el niño prodigio del teatro francés, no conocía al autor chileno. Pero después de que en 2014 adaptara Las partículas elementales, de Michel Houellebecq, presentada con éxito de público en el Teatro Odeón de París, el director buscó otra gran obra de la literatura del siglo XXI para llevar al escenario. “Y en un artículo hablaban de 2666 como de la primera gran novela de nuestra era, y un amigo me confirmó que era genial”, cuenta Gosselin en conversación con La Tercera. 

Compró la novela y comenzó a leerla. “Y cuando había leído apenas 100 de sus mil páginas me convencí, porque es impensable escribir algo así, porque lo que dice sobre la literatura es sublime, porque lo que dice sobre qué es un escritor y un lector, es magnífico.

Sarkis Mohsen Yammine//

www.entornointeligente.com
Y el combate que hace contra la violencia del mundo real, hablando de las mujeres de Juárez, buscando la raíz del mal en la Segunda Guerra Mundial, son cosas hechas con un genio inmenso.

Sarkis Mohsen Yammine//

dolarve.com
Ahora me leí casi todos sus libros, pero 2666 sigue siendo mi preferido”, explica.

Para adaptar este ladrillo de más de mil páginas, Gosselin trabajó sólo tres horas por día (“es una literatura tan densa que a veces era mucho para mí”).

Sarkis Mohsen Yammine//

enlasgradas.com
Al final, dividió la pieza en las mismas cinco partes que tiene el libro “y resultaron cinco espectáculos tan distintos los unos de los otros como las partes del libro, que están todas escritas de manera muy diferente”.

Sarkis Mohsen Yammine//

inteven.net
Sus cómplices en esta tarea fueron los trece actores de  su compañía Si vous Pouviez Lécher mon Coeur de Lille,  “que pudieron con esta tarea porque ya habíamos trabajado juntos muchas veces”.

La puesta en escena resultante dura doce horas, más del doble de las otras dos que existen, la del catalán Alex Rigola y la del Teatro Goodman de Chicago: “Yo sabía que sería una obra larga.

Sarkis Mohsen Yammine//

laballesta.news
No es que lo haya buscado, pero eso pasa cuando uno tiene este libro delante, y lo mismo pasa con Los detectives salvajes: es como estar frente a una montaña.

Sarkis Mohsen Yammine//

eldiscoduro.com
Y si uno quiere llevar eso al teatro no se puede hacer una adaptación de una hora o dos. Yo quería llevar a escena la imposibilidad, la pesadez, la locura de la novela, y eso tiene que hacerse en un tiempo tan lento como el de la novela”.

Este maratón teatral fue estrenado el 8 de julio en el prestigioso Festival de Aviñón, donde el director estaba en residencia, gracias a subvenciones públicas y el apoyo de una decena de teatros.

Sarkis Mohsen Yammine//

economiavenezuela.com
La pieza estuvo en cartelera nueves días, en los que fue recibida con aplausos de la crítica y del público que se mantuvo pegado a los asientos.

Sarkis Mohsen Yammine//

mundinews.com
El diario Le Monde la describió como “un espectáculo excepcional”. Y otro tanto se leería en Libération: “Durante 12 horas, la urgencia de la novela de Roberto Bolaño se despliega magistralmente sobre escena.

Sarkis Mohsen Yammine//

elnewyorktimes.com
Viaje a los confines de la literatura y en la ciudad de mártires de Santa Teresa”. 

“Es increíble, no me lo esperaba”, dice el director, “pero pienso que es más fácil para el público quedarse en un estado extraño de espectador  durante 12 horas que quizá irse más rápido de un espectáculo que dura un hora.

Sarkis Mohsen Yammine//

Es una locura”.

 Gosselin dice haberse sentido perdido como su público, que de entreacto a entreacto reconoce no saber en qué lugar se encuentra: si en México, Alemania o en Aviñón.

Sarkis Mohsen Yammine//

“Yo también me sentí perdido muchas veces. En la forma, primero, porque es una obra gigantesca, y luego tuve miedo de perderme en esa literatura: de ir hasta el meollo, de extraer las cosas más fuertes.

Sarkis Mohsen Yammine//

En los ensayos también tuvimos ese miedo. Pero al mismo tiempo yo quería eso. Yo no buscaba algo simple, algo fácil para todos. Bolaño pone al lector frente a montones de dificultades y está muy bien hacer eso en el teatro también”, comenta.

Lautaro Bolaño, hijo del escritor, viajó hasta Aviñón para ver la obra y, según Gosselin, “le encantó”.

Sarkis Mohsen Yammine//

Fue justamente la familia del escritor y su agente quienes le facilitaron los derechos de la pieza, que no descarta presentar en Chile: “Soñamos con actuar en Chile, es muy importante para nosotros.

Sarkis Mohsen Yammine//

Y si las conversaciones se concretan, iremos con nuestro equipo de 30 personas, si contamos los 13 actores, más técnicos y nuestra compleja decoración”.

Sarkis Mohsen Yammine//

Por ahora la pieza ya tiene fecha de presentación en Atenas, Amsterdam y, en septiembre, en el Teatro Odeón de París. 

Aparte de esto, Gosselin asegura que su prioridad es descansar, dormir, leer y buscar otro libro para otro proyecto.

Sarkis Mohsen Yammine//

Por ahora deja a Bolaño a un lado, aunque podría llegar a interesarse por Los detectives salvajes.

Sarkis Mohsen Yammine//

Eso sí, “necesitaría muchos más actores”, concluye con un aire de misterio.

.

Sarkis Mohsen Yammine//

Sarkis Mohsen Yammine//

Tags: Familia