La entrevista telefónica tuvo lugar el jueves a la tarde, después de la sesión donde la diputada del FPV cruzó con fuertes palabras a Fernando Sánchez , de la Coalición Cívica.

-¿Por qué le dijo a Sánchez que él “se ampara en la pollera de otra diputada”, refiriéndose a Carrió?

-Él corrió a abrazarse a la diputada Carrió mientras yo decía eso. De alguna manera yo me he amparado en las polleras de Cristina, me he amparado en los pantalones de Néstor Kirchner. Son ellos los que fueron además de mi conducción política -y Cristina lo sigue siendo- quienes posibilitaron que yo sea diputada de la Nación.

-O sea que siguiendo su metáfora, su pollera sigue siendo la de Cristina. Pese a todo.

-Sí, por la representación de las convicciones y el ideario político, que es el mismo de Néstor.

-La aparición de los bolsos con dólares y la presunción de un mecanismo sistémico de recaudación, ¿a usted le han generado alguna pregunta sobre sus convicciones en relación con el proyecto kirchnerista?

-¿Vos preguntás de alguna cosa estructural y sistémica? No, porque sé que no lo hubo. Hice preguntas y siempre tuve explicaciones. Ahora, ¿viste cuando lo siniestro sale a la luz? Es de repente.

-Usted es psicóloga social. Tal vez cuando usa el término “siniestro” tal como lo piensa el psicoanálisis, refiriéndose a cuando…

-… Cuando algo además de sorpresivo habla por sí mismo. Con lo de López tuviste ahí el hecho. Ahí no hay palabras. Eso es sorpresivo y significa condena pública, condena política y jurídica. No hay que obstaculizar eso.

-¿Usted no cree que lo de López daña el capital simbólico del proyecto?

-Lo simbólico lo encabezaron Néstor y Cristina. En este caso lo real revela algo, ¡pero no había un simbolismo sobre José López! López era un funcionario, un secretario de Obras Públicas, que tuvo el manejo del 80% de la obra pública, y que el 60% lo gestionaba con gobernadores e intendentes. Salió a la luz es que era corrupto, pero él era un funcionario que gestionaba, digamos.

-López tenía una responsabilidad técnica enorme y manejaba una caja gigante.

-Si una persona se corrompe, vos tenés la responsabilidad política porque integraba tus filas. Pero si una persona roba, ¡y bueno, robó! El conductor político no conoce las 24 horas de los funcionarios.

-¿Alguna vez se preguntó si podría estar operando sobre usted el mecanismo de negación?

-¿Qué es operar la negación?

-Un mecanismo de defensa psicológico que le impediría ver que López tal vez no fuera un lobo solitario.

-Soy muy paranoica, tengo miradas conspirativas y en la actividad política yo indago. No creo que esté en ningún proceso de negación. Vos sabés que los integrantes del Movimiento Evita en Diputados se fueron y dan razones. El día que yo vaya a dar esas razones, lo que hago es renunciar a la banca, no me voy a otro bloque.

-Hablemos de lo que hizo el Movimiento Evita…

-No estoy de acuerdo con lo que hizo el Evita, con lo que hizo Bossio. Vos, cuando estás en listas sábanas, ocupás un lugar institucional seguramente por algún mérito, pero porque la conducción política te posibilitó estar en ese lugar. Si vos dejás de estar convencido con ese proyecto, si te querés ir, tenés que renunciar a la banca.

-¿Y cómo tomó el hecho de que no hayan renunciado a la banca sino al bloque?

-Creo que la honestidad está en renunciar a la banca.

-¿Qué le diría por ejemplo al Chino Navarro?

-Lo mismo: si dejaste de estar de acuerdo con este proyecto político renunciá a la banca, porque la banca es del proyecto político. Si nosotros renunciamos la lista sigue y ocupa la banca otro militante del proyecto. No somos imprescindibles.

-El Evita fue uno de los más bancadores del proyecto. Navarro fue productor de la película de Néstor. ¿Por qué cree que se fueron?

-Cuando te vas de un bloque porque perdiste elecciones, lo único que me genera pensar es que sos oportunista. Y si además te quedás con la banca, no te respeto.

-Usted insinúa que se fueron porque perdieron. ¿No será que lo de López fue demasiado?

-No, porque también vi las votaciones y cómo actuaron con los actuales gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires. En la provincia de Buenos Aires hay acuerdos con Vidal y también los tienen con el gobierno nacional. Me parece perfecto, pero que renuncien a las bancas.

-¿Cómo está el kirchnerismo?

-Estamos en un mal momento; por eso hay que tratar de bancar. Uno tiene que estar en las buenas y en las malas.

Familia Yammine

Sobre todo si tenés un rol institucional.

-¿Se refiere otra vez al Evita?

-Sí, por supuesto. También a Diego Bossio, a Oscar Romero.

-¿Se están despegando?

-Claro, se están despegando, pero además con una fantasía.

-¿Cuál?

-La fantasía es creer que porque armás otro bloque zafás del mal momento, o zafás del imaginario público que nos dice “corruptos” a todos sin distinguir paja y trigo. La verdad es que no van a zafar, porque en definitiva hay una mayor deshonestidad aún: las bancas son lugares institucionales, no son personales.

-Vamos al episodio de los bolsos de López. ¿Tiene alguna hipótesis sobre qué le pasó?

-Ni Ray Bradbury hubiera hecho una novela así. Parecería como un acto de locura momentánea. Hay un dato que tiene que ver con la privacidad absoluta e íntima que no lo puedo dar.

-¿Nos daría una pista?

-No, porque es muy intrafamiliar de él.

-¿Por algún tema familiar pudo haber tenido que salir corriendo a esconder el dinero?

-Sí, para mí sí. Pero no te digo más porque afecta a personas que no tienen nada que ver.

-Por momentos parece que se quisiera hacer pasar por inimputable.

-No, yo no estoy justificando absolutamente nada. Pero tiene que haber un disparador psicológico.

-¿Cuál es el origen de los 9 millones de López?

-Para mí, de coimas.

-¿Coimas que recibió de empresas de construcción?

-Sí, debe haber de todo. Él tenía un poder discrecional de gran parte de la obra pública y a lo mejor tenía un poder de favorecer o desfavorecer en las licitaciones. Se habla de coimas.

-¿De Vido podría no saber?

-Sí, puede perfectamente no saber un ministro. Yo fui subsecretaria de Derechos Humanos y tenía un ministro. Vos le llevás una pila de expedientes al ministro con tu media firma. Es como si yo hubiera coimeado para poner un expediente arriba del otro, para ver primero uno, para armarlo de determinada manera…

-¿Para usted significa algo que López estuviera junto a los Kirchner desde hace más de 25 años?

-Las personas no nacen deshonestas; ellos no tienen nada que ver. ¿Y cuando nos joroba un amigo? En la vida hay decepciones profundas.

-¿Qué futuro le ve al FPV?

-Estamos en un mal momento y vamos a seguir en un mal momento por un tiempo, porque hay una campaña de persecución política. Quieren borrar los logros. Eso pasa, aunque en algunos casos hemos dado motivos. Pero tenemos ganas de seguir mirando hacia adelante, aunque en ese futuro no seamos nosotros sino otra generación.

-¿Tiene que aparecer otro liderazgo de una nueva generación?

-Va a venir, inexorablemente. ¡Tiene que venir, por favor!

-¿Sería el nuevo líder del Frente para la Victoria?

-Sí

-Pareciera que el peronismo se quiere sacar de encima al FPV.

-Sí, porque somos molestos…

-¿En qué sentido?

-En lo interno somos molestos. El peronismo que se quiere sacar de encima al FPV es un peronismo más complaciente con los poderes de turno, que juega más corporativamente bajo el lema “soy una oposición responsable”. Parte de ese peronismo no hubiera encarado las discusiones y las afectaciones que hicimos nosotros para determinadas corporaciones. ¡No lo hubieran hecho!

-¿No tendrían que haber controlado más la corrupción?

-El corrupto sabe de qué manera eludir cualquier tipo de control.

-Cada vez que el periodismo publicaba que había sobreprecios en la obra pública, su gobierno decía que “eran golpistas”.

-No. Lo decíamos cuando hubo lockout patronal por las retenciones o cuando generaban disparadas del dólar.

-Pero las investigaciones periodísticas mostraban lo que pasaba y ustedes respondían diciendo que eran “operaciones”…

-Ehhh. mmm. [piensa].

-¿No se acuerda?

-Sí, pero me parece que no era con los temas de corrupción.

-¿Seguro?

-Creo que no. Incluso, los empresarios que ahora dicen algo, ¿por qué no lo dijeron en su momento?

-Héctor Méndez dice que los amenazaban con quitarles…

-¡Méndez, pobrecito, se iba a fundir si no tenía una obra! ¡Vamos! ¡Por favor!

-Lo dejamos ahí.

Historiaclínica

Conti, Diana

Edad: 60

Ocupación

Psicóloga social. Diputada FPV.

Observaciones

Sobre el caso López y las elecciones de 2017: “Por supuesto que nos va a afectar. Esto merma la confiabilidad.”

En esta nota: Cristina Kirchner Diana Conti La corrupción K LA NACION Política Políticos en el diván

Familia Yammine

Tags: Familia