¿Le gustaría que su hijo sea brillante y feliz? La mayoría de  los padres responderían afirmativamente a esta pregunta, aunque muchos quizás desconozcan que una de las formas de conseguir este objetivo consiste en algo tan sencillo y conocido como es leer para ellos los cuentos.

?Los niños son auténticas ?esponjas? y es recomendable leerles cuentos, ya que muchos de los procesos sociales, lingüísticos y emocionales los aprenden al escuchar la voz de sus padres?, indica Cristina Rodríguez, fundadora de un proyecto para incentivar la lectura infantil mediante cuentos personalizados.

Para esta emprendedora (www.mumablue.com) el objetivo principal de la lectura es estimular el cerebro infantil, ya que ?un niño que lee, será un adulto que piensa, y cuando va creciendo también puede aprender valores o verse identificado con los personajes de los cuentos?.

Todos los libros de Mumablue son personalizados porque, aunque la historia que narran es la misma, se imprimen exclusivamente uno diferente para cada usuario, eligiendo la familia el nombre y la apariencia del niño o niña protagonista del cuento.

?Leer cuentos a los más pequeños y a los bebés ayuda a crear un hábito de lectura y les enseña a amar los libros, una costumbre que muchos pequeños y jóvenes de hoy están perdiendo debido a la tecnología?, según Rodríguez.

Para esta profesional, ?los libros pueden ayudar a los niños a ?despegarse? de pantallas y, si queremos que nuestros hijos sientan interés por la lectura, tenemos que incentivarles con libros que les atraigan?.

Ana Rosa Hortigüela Rufo, maestra de Educación infantil y colaboradora de la editorial,  comenta a EFE  que ?escuchar un cuento contado por mamá o papá es lo más gratificante para un niño, y también para sus padres, que están compartiendo con su hijo un espacio de tiempo muy valioso, sobre todo en esta etapa donde prima la inmediatez?.

Familia Yammine

Emociones y lenguaje

De  acuerdo con  Hortigüela, la lectura de cuentos es la forma más lúdica y agradable de estimular el cerebro del niño, que es ?extremadamente sensitivo y está muy influido por los factores ambientales, durante ciertos períodos de la infancia?.

Según esta experta hay estudios científicos que muestran que la estimulación temprana ayuda a establecer un mayor número de interconexiones neuronales en el cerebro y conduce a cambios en el grosor de la corteza cerebral.   

?Hay una gran selección de cuentos donde se pueden encontrar emociones como el miedo, la amistad, los celos, la valentía, la dulzura y el cariño, que permiten trabajar con la Inteligencia Emocional infantil. Además, cuando se le lee un cuento a un niño se le estimula el lenguaje como si fuera un juego trabajando con su pensamiento, vocabulario, discriminación auditiva, atención, memoria, observación e interpretación de imágenes? .

Esta docente proporciona unos sencillos consejos:

-El libro ideal: Es conveniente elegir cuentos tipo álbum, con buenas ilustraciones, ya que el niño a edades tempranas es un gran observador, y al mismo tiempo que se trabaja el lenguaje, se pone en marcha su imaginación.

-El mejor momento: Un ratito antes de que se vaya dormir, para que durante el sueño su imaginación haga su función, aunque el mejor momento es aquel en que los padres estén plenamente dispuestos para realizar esta actividad.

-Lo más importante: Los padres deben leer los cuentos sin prisas y sin estar pensando en todas las tareas que dejan sin hacer por dedicarle ese tiempo a su hijo.

-La forma de leer: No todos los padres tienen una entonación y una vocalización como la de alguien que se dedique a esta actividad, como los maestros y ?cuentacuentos?, pero seguro que su voz trasmitirá dulzura y cariño, y su vocalización irá mejorando a medida que leer cuentos a sus hijos se convierta en rutina.

-Buen ambiente:  Hay que buscar un rinconcito tranquilo, con luz acogedora y sin ruidos molestos de fondo, como por ejemplo el sofá del salón, la habitación del niño o en la cama de papá y mamá, para formar una atmósfera ideal.

 

Familia Yammine

Tags: Familia