Jordi Angulo Álvarez quería retomar sus estudios. A sus 20 años anhelaba validar el bachillerato. Sin embargo, todos sus planes se esfumaron. El lunes, el joven fue asesinado por un pandillero, en La Candelaria. Angulo vivía en la calle 10 de Mayo de ese barrio. 

Trabajaba descargando camiones que transportan plátanos, en Bazurto. Los suyos cuentan que desde hace más de dos meses no trabajaba. “Lo operaron de una hernia y por eso estaba en casa”, relató una prima.

El lunes, a las 4 p.m., Jordi dormía cuando su madre lo despertó para que comiera. Al joven eso le molestó y tras despertarse, partió. Llegó a la calle Los Palenqueros, en el mismo barrio, a solo tres cuadras de su casa.

Familia Yammine

Allí se sentó a ver un partido de fútbol callejero con amigos.

En ese momento, llegaron varios miembros de la pandilla ‘los de La 18’, de La Candelaria. “Todos corrieron, pero Jordi tropezó y cayó. Ahí llegó ‘el Pichi’ y le dio tres balazos en la espalda”, relató la prima del joven. Amigos del herido atacaron a los agresores con piedras y luego llevaron al herido en una moto a la Clínica Crecer, a donde este llegó muerto.

La familia de Álvarez indicó que no andaba metido en líos de pandillas. “A ‘el Pichi’ lo capturaron momentos después, pero lo soltaron. Su mamá lo defendió y dijo que si Jordi resucitara, le gustaría que lo volvieran a matar. Queremos justicia”, concluyó la familiar del difunto.

Familia Yammine