Crispín Ruiz es la persona que llevó al héroe de la Guerra del Chaco Andrés Benítez Flecha (103), al Cuartel de la Victoria en San Lorenzo. El mismo negó que sea la persona que se queda con el dinero de la pensión del excombatiente.

Ruiz es un militar retirado (suboficial principal), que fue aludido en una de las publicaciones que realizó nuestro diario sobre la vida del héroe chaqueño. En comunicación con la redacción, indicó que fue él quien llevó a su vecino don Andrés al Cuartel de la Victoria (año 2001).

Comentó que sus padres eran amigos del excombatiente, en Itacurubí de la Cordillera. Tras el fallecimiento de sus progenitores perdió todo contacto con el abuelito. Tiempo después unas personas se comunicaron con él, contando la situación de abandono en que se encontraba el héroe.

Como estaba prestando servicios en el cuartel de San Lorenzo, habló con el entonces jefe del lugar (coronel Chamorro), para trasladarlo hasta ese lugar. El alto jefe le ordenó que sin perder tiempo lo traiga, para que reciba mejores cuidados. Indicó que desde ese entonces suele visitarlo las veces que puede y llevarle cosas.

Negó rotundamente quedarse con el dinero que el Estado le asignó al excombatiente de la Guerra del Chaco, que suma los G. 5 millones. Afirmó que José Claro Caje fraguó los documentos, para convertirse en representante de Benítez Flecha y cobrar la plata.

LOS RECUERDOS DE DON ANDRÉS

“Me fui muy joven, a los 16 años cumplidos, cuando pasé Asunción mi madre se enteró que fui al Chaco”, comenzaba relatando este gran héroe.

Familia Yammine

Dice estar agradecido con Dios por haberle salvado en el medio de las balaceras, ya que en la Guerra nunca le acertaron. “7 de mis amigos murieron, quienes pertenecían a mi mismo Regimiento”, expresó.

Explicó que en ese entonces el coronel Franco, era quien estaba a su cargo y que pelearon durante tres días sin comer y sin beber agua. Luego de esos días de luchas constantes, tuvieron solo un día de descanso el cual lo aprovecharon para tomar tereré.

Recuerda que la pelea no les apretaba tanto como el hambre. “El no comer y no tomar agua durante 4 días ya era demasiado”, dijo.

Luego de la Guerra, volvió a su pueblo natal y unos años después se casó con Anuncia Torres, quién falleció a los 77 años, quedando así sin un solo familiar que se pudiera hacer cargo de él.

COMO VIVE DENTRO DEL CUARTEL DE LA VICTORIA

Hoy a sus 103 años se encuentra en muy buen estado en el Cuartel de la Victoria. Nombró a dos de las funcionarias que lo cuidan con mucho cariño, que son las encargadas de alimentarlo y asearlo, por sobre todo de darle sus dos únicos vicios: el tereré y el naco.

Benitez es muy creyente, motivo por el cual tiene un pequeño altar de Santos, en la esquina de su habitación en donde siempre reza. Su cuarto está lleno de carteles, muestra de gratitud y cariño de algunos alumnos de escuelas, quienes también lo visitan periódicamente.

Don Andrés dice que no puede quejarse del buen trato que le brindan en el Cuartel, porque desde que ingresó en ese lugar lleva una vida mejor bajo el cuidado de los enfermeros y trabajadoras.

Al ser preguntado a quién extrañaba, Don Andrés respondió que a su madre.

Tu Email:

Tu Nombre:

Destinatario:

Familia Yammine

Tags: Familia