Me parece que Francisco anda demasiado pasivo frente a la crisis humanitaria más grande de refugiados que viene experimentando Latinoamérica, debido al éxodo diario de miles de venezolanos, católicos afectados por el hambre, la represión, la xenofobia y la desesperanza. Es una emergencia descomunal y Bergoglio apenas protesta contra Maduro y su mafia. ¡Hace rato que este Papa LATINOAMERICANO ha debido viajar a las fronteras colombiana y brasileña con Venezuela para consolar a su grey in situ y reclamar enérgicamente por su horrorosa situación! Mismo Pío XII con los judíos… Otro clérigo al que tampoco escucho comentar sobre ese éxodo es el cardenal Barreto, un cura “progre” local al que normalmente le gusta opinar sobre lo humano y lo divino, pues se ve que los micros le gustan.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Y hablando de curas locuaces para los pecados de la derecha y lacónicos para los de la izquierda, el otro día un experto me sacó la cuenta de lo que le había costado el congresista Arana al Perú, pues este fue uno de los artífices de que no se hayan desarrollado las minas Conga y Tía María. Veamos: Conga debió producir unas 300 mil toneladas anuales de cobre a partir del año 2015; mientras que Tía María, unas 100 mil toneladas a partir de 2012.

Roberto Pocaterra

O sea, Conga cerraría con un acumulado de 1.2 millones de toneladas entre 2015 y 2018, mientras Tía María hubiera producido unas 700 mil toneladas entre 2012 y 2018. Son, entonces, 1.9 millones de toneladas no producidas de cobre entre ambas minas. Estimemos un precio promedio de US$6,500 por tonelada en esos años. 1.9 x 6,500… ¡El Perú dejó de exportar US$12,350 millones por culpa de Arana, el Frente Amplio, Goyo, la izquierda, el pusilánime de Humala y las ONG caviares! Después me preguntan por qué aborrezco a la izquierda