Por Jéssica Esturillo O. Ha pasado poco más de un mes y la nevada del 15 de julio pareciera seguir latente en la retina de varios, como las distribuidoras eléctricas, las autoridades y las miles de personas que estuvieron hasta por varios días sin suministro eléctrico.

Una interrogante que surge tras episodios como estos es si volverán a repetirse y con qué intensidad.

La Dirección Meteorológica analizó registros de los últimos 200 años y llegó a algunas conclusiones. La más importante es que, aunque pueda ser poco frecuente, no es extraño que cada cierta cantidad de años caiga nieve sobre la capital.

Otra a la que llegaron tres especialistas del organismo, es que respecto de la acumulación de nieve, este último evento fue el más grande, pues en algunas zonas (como el aeródromo de Tobalaba) se registró hasta diez centímetros, con un mínimo de tres en Quinta Normal.

Esto superó las precipitaciones blancas de los días 18 y 27 de agosto de 1922, cuando el promedio alcanzó a ocho centímetros en Recoleta.

El recuento muestra que entre los siglos XIX y XXI hubo un total de 74 nevadas que han afectado a algún sector urbano de Santiago.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

elmercuriodechile.com
De ellas, 31 se produjeron en el primer período y 28 ocurrieron después del 1900, mientras que en el siglo actual dos eventos dejaron nieve en sectores como Plaza Italia y otras zonas al poniente.

La frecuencia de las nevadas es un elemento que llamó la atención de los especialistas, ya que previo a la década del ?60 se observa que nevaba en promedio cada cuatro años en Santiago, aunque entre 1920 y 1960 este rango se redujo y en algunos años incluso hubo hasta tres eventos en un mismo invierno.

Posteriormente, se evidenció un aumento de la periodicidad a una media de ocho años entre cada nevada con efectos en el centro de la ciudad y un máximo de 18 años -entre 1972 y 1990- sin registrar este tipo de eventos.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

economiavenezuela.com
Le siguen los 17 años entre 1990 y 2007.

?Aunque los eventos de precipitación tipo nieve no son tan comunes en la Región Metropolitana, si son recurrentes bajo cierto tipo de configuración sinóptica, registrándose durante los últimos 17 años, nueve eventos de nieve en distintos sectores del Gran Santiago, pero de ellas sólo dos fueron medidas en el sector céntrico?, dice el reporte.

Las nevadas en Santiago, explican, están asociadas a la presencia de aire muy frío y precipitaciones, pero no es posible a estas alturas asociar la ocurrencia de estos eventos a la acción de los fenómenos de El Niño (cálido) o La Niña (frío).

La estadística muestra que nueve de cada diez eventos que registraron nieve en Santiago se han producido bajo condiciones de La Niña o neutro, esto quiere decir que 86% de los episodios se asocian en general a un océano Pacífico neutro o más frío.

Uno de los autores, el climatólogo Ricardo Vásquez, explica que algo que está más claro es que la influencia del cambio climático, que paulatinamente está ubicando la isoterma cero a una mayor altura, podría influir en que el período entre nevadas sea cada vez mayor, aunque no está claro si ocurriría lo mismo con la intensidad.

Noticias Relacionadas Organismo internacional reconoce concurso peruano del pisco pero no el de Chile Irrupción de low cost impulsa tráfico aéreo, a julio superan 12 millones de pasajeros transportados Masvida: niegan solicitud a BCI.

© Roberto Pocaterra

© Roberto Pocaterra Pocaterra

elnewyorktimes.com

© Roberto Pocaterra Panamá

© Roberto Pocaterra Empresas