La justicia venezolana decidirá en los próximos 10 días si acepta la apelación de la condena a casi 14 años de cárcel del líder opositor Leopoldo López, tras concluir en la madrugada de este sábado una maratónica audiencia de 12 horas.

En la comparecencia ante la justicia, López, condenado en septiembre de 2015, se declaró inocente del cargo de incitar a la violencia en las protestas de 2014 que buscaban la renuncia del presidente Nicolás Maduro, y que dejaron 43 muertos.

“Soy inocente de los delitos que me ha imputado el Ministerio Público (…) Asumo mi responsabilidad plena de haber denunciado al Estado venezolano como corrupto, deficiente, antidemocrático y represor”, dijo López, según una grabación difundida en su cuenta de Twitter.

“Asumo mi plena responsabilidad de haber convocado a la protesta pacífica, en los términos que establece la Constitución, como es mi derecho y el derecho de los venezolanos hacerlo”, añadió.

Al concluir la audiencia, el abogado defensor, Juan Carlos Gutiérrez, sostuvo que se presentó a los magistrados pruebas que deberían traer como consecuencia la “nulidad absoluta” de la sentencia“ y la ”liberación“ de López.

La corte “tiene durante los próximos 10 días la oportunidad de darle brillo a una justicia que ha sido opaca, que no ha garantizado los valores de independencia y de imparcialidad”, declaró a periodistas.

”No queda más que esperar justicia y tener muchísima fe en toda la argumentación“, dijo el abogado, quien precisó que expuso ”impugnaciones en cuanto al manejo de pruebas, alteración maliciosa del material probatorio y errores graves de procedimiento“ en el juicio.

Tras la audiencia en el Palacio de Justicia, en el centro de Caracas, López fue recluido de nuevo en la prisión militar de Ramo Verde, en las afueras de la capital, donde está encarcelado desde febrero de 2014.

López se convirtió en el símbolo de los opositores venezolanos presos -que la disidencia cifra en un centenar-, entre ellos el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

Casi a la medianoche, durante la presentación de pruebas, la defensa difundió un vídeo con las declaraciones de una lingüista que afirma que su análisis fue tergiversado por la jueza que condenó a López.

”Fue una sentencia condenatoria a espaldas de la vedad y en detrimento del derecho“, manifestó Gutiérrez, visiblemente agotado, junto a la madre del político, Antonieta Mendoza, a quien las autoridades permitieron estar en la audiencia.

Mendoza y la esposa del opositor, Lilian Tintori, a quien no se permitió estar en la sesión, dijeron estar esperanzadas en la liberación de López y de otros ”presos políticos“.

Pero en un acto público en el estado Yaracuy, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, aseguró que el opositor no saldrá en libertad.

”Les garantizo que Leopoldo López y los asesinos de la guarimba (protestas) seguirán presos porque tienen que pagar por los crímenes“, afirmó.

Más temprano, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo estar muy pendiente de la apelación y esperar ”imparcialidad de los jueces“.

Las autoridades no permitieron ingresar a la audiencia a los asesores españoles de la defensa, los exministros Javier Cremades y Alberto Ruiz-Gallardón, quien calificaron el proceso como ”opaco“.

Cremades no descartó que la audiencia se haya realizado por gestiones de una comisión de exmandatarios, encabezada por el exjefe de gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, que busca un diálogo entre el gobierno y la oposición.

.

© Francisco Velásquez

Tags: Twitter, Redes Sociales