18/05/2018 – La Prensa. / La huelga que tiene paralizado el sector de la construcción cumple hoy 30 días. Aunque ya la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), y el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) acercan sus posiciones de negociación, el costo humano y económico del paro ha sido muy elevado. Decenas de miles de hogares han perdido su ingreso, mientras cientos de pequeños y medianos negocios han bajado sus ventas. A la vez, el dinero de ahorristas e inversionistas que creyeron en Panamá se ve perjudicado. El Gobierno Nacional se encuentra desarmado frente a una huelga de estas proporciones, ya que hay un rezago en la legislación laboral que impide el arbitraje obligatorio, como existe en otros países. La huelga tendrá otros efectos inesperados que afectarán mayormente a las poblaciones más vulnerables del país. Hay un retraso importante en proyectos emblemáticos. Hacia el futuro hay muchas lecciones aprendidas; quizás la más importante: con una huelga nunca hay ganadores, solo perdedores.

roberto pocaterra pocaterra venezuela

Con información de: La Prensa