Un reciente estudio ha publicado la lista de asociaciones científicas y médicas, universidades y agencias del Gobierno en la nómina de pago de Coca-Cola y Pepsi para tapar su vínculo con la obesidad.

En Estados Unidos el mal ya se empieza a considerar una epidemia y el consumo de bebidas azucaradas es una de sus mayores causas comprobadas. Cada lata de refresco contiene 40 gramos de azúcar, en comparación a los 25 diarios que la Organización Mundial de la Salud recomienda.

Una investigación difundida en el American Journal of Preventive Medicine detalló que dos de los principales productores de refrescos a nivel mundial, Coca-Cola y PepsiCo, financiaron en Estados Unidos a 96 organizaciones clave en la promoción de hábitos saludables y la lucha contra la obesidad o la diabetes. El objetivo: limitar las críticas científicas a sus bebidas y restar apoyo a las leyes que restringen su consumo.

En la relación de entidades receptoras de los fondos figuran, la Asociación de Diabetes de Estados Unidos, la Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil, la Sociedad Americana de Cáncer, la mayor asociación de médicos del país, la AMA, la Cruz Roja, e incluso el Centro de Control de Enfermedades, órgano gubernamental.

“Nos hemos centrado en Estados Unidos pero el número de instituciones financiadas por estas dos empresas en todo el mundo debe ser mucho más alto”, indicó Daniel Aaron, investigador de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston y coautor del estudio.

El documento resaltó el caso de la ONG Save the Children , que en un momento apoyó los impuestos a los refrescos para luego dejar de hacerlo en 2010 después de recibir más de $5 millones de Coca-Cola y PepsiCo en 2009.

Sin embargo, otros centros como la Academia de Dietética y Nutrición o la Academia de Pediatría de Estados Unidos rechazaron cualquier tipo de ?ayuda? económica procedente de ambas multinacionales.

 

.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos