La mano derecha del presidente estadounidense para los asuntos en la conflictiva región fue uno de los primeros analistas en interpretar la amenaza yihadista y ha sufrido persecuciones por sus ideas 22 de enero de 2017 En sus primeras declaraciones a los medios de prensa el flamante Asesor para Oriente Medio del nuevo presidente estadounidense Donald Trump, Dr. Walid Phares , declaró: “El gobierno sorprenderá a los pueblos de la región con un mensaje positivo de paz, seguridad y prosperidad tan necesario como urgente”. También, señaló que Trump trabajará estrechamente con el primer ministro israelí, Bejamin Netanyahu, en “materia de estabilidad y seguridad como modo de alcanzar la paz”.

El Dr.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
Walid Phares, un cristiano maronita que trabajo como abogado independiente, profesor universitario y periodista durante la guerra civil libanesa en la década de 1980, fue nombrado en un importante puesto de política exterior por la nueva administración norteamericana, aunque ya se enfrenta a criticas de organizaciones musulmanas y de la izquierda estadounidenses por sus posiciones nacionalistas y antisirias como académico y analista de la región durante el sangriento conflicto libanés.

Muchos de sus lectores y alumnos sostienen que Phares fue el único analista que interpretó con antelación la amenaza de la ideología yihadista cuando otros analistas ignoraron este fenómeno y que está brillantemente calificado para el alto cargo.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Sus críticos apuntan a un fuerte historial pro israelí. Hoy, es la mano derecha de Trump para Asuntos de Oriente Medio . Beirut de los años 80 está muy lejos de los tiempos en que Phares padeció presiones y persecución islámica por sus ideas y su pertenencia religiosa básicamente por las facciones musulmanas pro sirias del Líbano.

En 2011, fue nombrado como asesor del por entonces candidato republicano Mitt Romney.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
En ese momento, las críticas a Phares se debían a su apoyo al Federalismo en Líbano o en su defecto a que los cristianos del Líbano crearan un enclave cristiano independiente al sur del país con fronteras con Israel.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
Phares nunca respondió a ningún ataque de sus críticos y no se apartó de su punto de vista nacionalista cristiano, incluso después que emigró por las persecuciones habituales de la guerra.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.entornointeligente.com
En 1990, tras un breve tiempo en Argentina y Brasil, se radicó en Norteamérica y obtuvo la ciudandanía estadounidense.

Contrario a lo que sindican sus críticos, Phares nunca integró el Partido Kataeb (Falanges Cristianas) durante la guerra del Líbano.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
En 1982 y 1983, Phares criticó las políticas del Gobierno y pidió una oposición política en las áreas cristianas.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

breakingtrending.com
Sin embargo no era miembro de ninguno de los partidos políticos de la resistencia cristiana que enfrentaba la ocupación militar siria en el país.

En junio de 1983, fue presionado para que no critique a los sectores cristianos de oposición a la invasión siria del Líbano.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

videojuegosmania.com
Walid amplió el numero de sus publicaciones de todos modos. Incluso formó un pequeño partido socialdemócrata, un sindicato de trabajadores, un grupo de estudiantes y un comité de minorías.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

luisoberto.net
Actuaba como un político de centro izquierda que se oponía a la ocupación siria y llamaba a un Líbano federal, pero dentro de los límites de quién controlaba las áreas cristianas, las Fuerzas Libanesas.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

demasiadochevere.com
Fue sólo en 1986 que Phares fue invitado a unirse al consejo político representativo que supervisaba a las Fuerzas Libanesas como representante de su propio partido, el PSDC.

El Dr.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

enlasgradas.com
Walid Phares nunca ha sido miembro del Partido Kataeb (Falanges) pero en el mundo árabe de aquella época, y aun hoy, muchos sindicaron a alguien “falangista” sólo porque era un cristiano libanés que se opuso a la OLP y a la ocupación siria.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

elnewyorktimes.com
Phares y su hermano habían lanzado su propio pequeño grupo político , que por una parte era patriótico en términos de identidad libanesa, y por otra socialmente democrático.

Su agrupación política era a menudo suprimida por los partidos y milicias dominantes, pero como miembro del consejo político tenía que tener relaciones cordiales con todos los partidos, incluyendo a los Kataeb.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Para entender esto, es necesario tener en cuenta que el Frente Libanés / Fuerzas Libanesas eran una especie de gobierno local con muchos partidos políticos representados en su estructura política.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Por ejemplo, las Fuerzas Libanesas (FL) consistían en el Kataeb, el Partido Liberal, el Tanzim, los Guardianes de los Cedros y el grupo social-demócrata de Phares, que era el único de ideología de centro.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Las FL, en su mayoría cristianas, no era una milicia per se en el sentido entendido por Occidente. Era más bien un gobierno local que supervisaba la defensa de las áreas libres de las guerrillas palestina y la ocupación del ejercito sirio.

Desde ahora, este abogado libanés, Doctor en Ciencias Políticas, Máster en Sociología por la Universidad de San José y la Universidad Libanesa de Beirut, con estudios de postgrado y Maestría en derecho internacional por la Universidad de Lyon en Francia y un doctorado en Relaciones Internacionales y estudios estratégicos por la Universidad de Miami es uno de los hombres designados por el presidente Donald Trump para cambiar una realidad conflictiva en Oriente Medio .

LEA MÁS:

Más de dos millones de mujeres marcharon en Estados Unidos contra Donald Trump

Cómo piensa Peter Thiel, el gurú tech de Paypal que apostó por Donald Trump

.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos