Con el reciente susto por la salud de la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, una ligera mayoría de estadounidenses piensa que los registros de salud de un presidente deben ser públicos, señala una nueva encuesta de Gallup.

La encuesta aparece en momentos en que la salud de Clinton ha generado preguntas luego de su desvanecimiento el 11 de septiembre debido a la emoción por la ceremonia de conmemoración del 9/11 en Nueva York. Varios de sus adversarios, así como expertos y medios informativos, piden la publicación de su expediente de su salud.

Cincuenta y uno por ciento de los estadounidenses señala que un presidente debe dar a conocer toda la información médica que pueda afectar su capacidad para servir como comandante en jefe del país, determinó la encuesta.

Casi la mitad de los entrevistados, o un 46 por ciento, indica que un presidente debe tener el mismo derecho que los demás ciudadanos a mantener su expediente médico en privado.

Este es un cambio respecto a la situación de 2004, la última ocasión en que Gallup hizo esta pregunta a la gente, cuando 38 por ciento dijo que los presidentes deben dar toda la información sobre su salud y 61 por ciento opinaba que podían mantenerla en privado, mencionó Gallup.

De hecho, la salud de los candidatos se ha vuelto un asunto central de campaña dado que tanto Clinton como su rival Donald Trump han hecho llamados para la difusión de registros médicos.

Sin embargo, las campañas de Clinton y de Trump han publicado información de manera gradual, por lo que algunos críticos sugieren que están siendo poco comunicativos, dijo Gallup.

Como en muchas encuestas de opinión en este año electoral, hay una división partidista. Sesenta y seis por ciento de los republicanos señala que los presidentes deben publicar toda la información médica, mientras 34 por ciento señala que tienen el derecho de mantener sus registros en privado.

Los demócratas están aún más divididos, ya que el 47 por ciento pide que los presidentes den a conocer su información médica y el 50 por ciento menciona que los presidentes deben tener el derecho de mantenerla en privado, dice Gallup.

Los estadounidenses consideran que la salud de un presidente es importante para su capacidad como buen líder.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
Aunque puede parecer una obvia declaración, los estadounidenses han tenido en su historia presidentes que carecían de la mejor salud, y algunos ocultaron sus problemas, indicó Gallup.

El ex presidente Dwight Eisenhower fue hospitalizado a causa de un ataque cardiaco; el ex presidente John F.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Kennedy luchó en privado con la enfermedad de Addison; el ex presidente Franklin Roosevelt estaba en silla de ruedas, y ex presidente Ronald Reagan podría haber sufrido de Alzheimer mientras ocupaba el cargo, menciona Gallup.

En esta época de redes sociales, sin embargo, es excesivamente difícil esconder mucho al público.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
Los problemas de salud de los presidentes podría ser imposible de ocultar en la actualidad.

Junto con el escrutinio sobre reembolsos fiscales, registros legales y otros aspectos personales, el historial médico de un candidato presidencial ha ocupado los titulares en el proceso de investigación personal presidencial este año, concluyó Gallup.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com

.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos