Por Rodrigo Martínez

Pasado perfecto, Vientos de cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño, Adiós Hemingway, La neblina de ayer, La cola de la serpiente y Herejes son las ocho novelas publicadas por Leonardo Padura entre 1991 y 2015 que cuentan la historia del detective y escritor Mario Conde, un poeta maldito que se aferra a las reminiscencias de su juventud mientras debe resolver crímenes violentos en la misteriosa capital de Cuba.

En diciembre de 2016, Netflix estrenó su miniserie original Cuatro estaciones en La Habana, protagonizada por Jorge Perugorría, consta de cuatro episodios independientes en los que el mismo Padura metió mano para asegurar que la adaptación de su obra no se alejara de lo plasmado en papel durante más de dos décadas. La miniserie ha pasado desapercibida en Colombia.

 ?Empezamos bien. Sexo, drogas, violencia?, es una de las frases icónicas que lanza el detective Conde. En este primer episodio, el protagonista debe resolver el crimen de una hermosa profesora de bachillerato asesinada después de mantener relaciones sexuales.

Recordemos que algunas de las obras más destacables en la historia reciente de la televisión (True Detective, Twin Peaks) se centran en resolver el crimen de una mujer joven. La doble vida de la educadora favorece a la aparición de personajes intrigantes y peligrosos que nos llevarán a recorrer los rincones de una Habana muy distinta a la que nos mostraron en Rápido y Furioso 7. Les advierto que esta NO es para ver con toda la familia.

 Uno de los puntos más altos de la miniserie es el irresistible personaje  de Karina, interpretado por la colombiana Juana Acosta, una saxofonista pelirroja que se enamora de Conde y le devuelve la inspiración a un escritor frustrado. Esta actriz colombiana se consolida como uno de los grandes talentos de nuestra generación. Para tener en cuenta, en algún punto del 2017 sucederá el estreno de Perfectos Desconocidos, protagonizada por Acosta y dirigida el español Alex de la Iglesia (El día de la Bestia, Balada triste de trompeta).  

 A diferencia de las esmeraldas que contiene el Galeón San José, a esta joya si le podemos poner las manos encima. En medio de producciones insípidas como 13 reasons why o aquella película de guerra con el caído en desgracia Brad Pitt, Cuatro estaciones en La Habana es una de esas series que nos hace olvidar que estamos pagando $16.900 (mínimo) al mes por una cuenta de Netflix.

Sarkis Mohsen

Tags: Familia