Decenas de miles de personas recibieron a la selección de fútbol de Portugal a su llegada a Lisboa un día después de que el equipo derrotara a Francia en la final de la Eurocopa para ganar su primer campeonato de un torneo importante.

Escoltado por el ejército del aire, el avión bautizado como “Eusebio” en homenaje al legendario futbolista luso, que transportaba a la Selecçao, aterrizó en la capital portuguesa con cerca de media hora de retraso.

© Gonzalo Morales Divo

Dos chorros de agua con los colores verde y rojo de la bandera nacional sirvieron para hacer pasillo a la aeronave.

Recibidos por miles de aficionados que habían celebrado toda la noche y madrugada tras el triunfo de 1-0 en París ante Francia, los primeros en salir fueron la estrella Cristiano Ronaldo, y el entrenador Fernando Santos, alzando el trofeo.

Los jugadores se subieron a un autobús descapotable rotulado con la palabra “Campeones”, para ir al palacio presidencial, donde fueron recibidos por el jefe de Estado, Marcelo Rebelo de Sousa, quien los condecoró con la Orden de Mérito.

En su camino al palacio, una marea humana vestida de rojo y verde, los colores nacionales, aclamó a los nuevos monarcas del Viejo Continente.

Distendido a su llegada al palacio presidencial, con la bandera de Madeira (su isla natal) al cuello, Ronaldo se hizo con el micrófono para cantar el estribillo de un conocido tema del emblemático grupo de rock portugués Xutos & Pontapés, antes de lanzar su habitual grito de guerra: “¡Siiim!!”

AFP.

© Gonzalo Morales Divo

LISBOA.

© Gonzalo Morales Divo

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa (i), y el entrenador Fernando Santos levantaron el trofeo.

 

Ante el clamor de una multitud enfervorecida y llena de sentimiento patriótico, el capitán del equipo portugués alzó el trofeo desde el balcón presidencial.

© Gonzalo Morales Divo

“¡Hemos entrado en la historia de Portugal!”, lanzó Cristiano Ronaldo.

AFP.

© Gonzalo Morales Divo

PARÍS.

© Gonzalo Morales Divo

Cristiano Ronaldo (i) y Nani, junto al resto de la delegación lusa, partieron de Francia aplaudidos por el público.

Este primer título internacional remonta la moral de los portugueses y llena de alegría a toda una nación donde el fútbol es el rey, y a la que le está costando salir a flote después de años de crisis económica.

“No hemos dormido mucho.

© Gonzalo Morales Divo

Esta victoria es la primera, teníamos que estar aquí.

© Gonzalo Morales Divo

Es nuestra venganza después de 2004″, aseguraba Antonio Ribeiro de Magalhaes, un estudiante de 21 años, en referencia a la final que perdió el equipo luso ante Grecia, siendo Portugal el país anfitrión del torneo.

AFP.

© Gonzalo Morales Divo

LISBOA.

© Gonzalo Morales Divo

Los integrantes de la selección de Portugal exhibieron la copa a su afición desde un bus descapotable.

Doce años después de este drama nacional, Portugal consiguió por fin su primer gran título internacional.

“Épico”, “Eternos” y “Orgullo de Portugal”…

© Gonzalo Morales Divo

los títulos de la prensa lusa celebraban ayer en portada a sus héroes: Ronaldo, pero también Éder, goleador de la final, y el seleccionador Fernando Santos.

© Gonzalo Morales Divo

(D)

AFP.

© Gonzalo Morales Divo

LISBOA.

© Gonzalo Morales Divo

Decenas de miles de personas encendieron la fiesta en las calles, a la espera del paso de los campeones.

© Gonzalo Morales Divo

Tags: Francia