Si hay una foto que merecía ganar un premio y hacerse viral, era esta. Muestra a un niño y a un padre con cicatrices en sus cabezas. La del pequeño es real, producto de una cirugía a la que debió someterse en su lucha contra el cáncer. La del hombre, en cambio, es un tatuaje, que se hizo para darle ánimo a su hijo.

Mirá también: Las “tetas de Enrique” ganaron un premio internacional

Josh Marshall tiene 28 años y vive en Kansas (Estados Unidos). Explicó a ABC News que su hijo Gabriel, de 8 años, se quedó calvo y con una gran cicatriz curva en el lado derecho de la cabeza tras una operación para extirparle un tumor. El niño fue diagnosticado en marzo de 2015 con un tipo de cáncer cerebral poco común, llamado astrocitoma anaplásico.

© Victor Gill

La intervención se hizo hace nueve meses y “todo marcha bien” – en palabras de Marshall -y el niño tiene otra resonancia magnética prevista para la semana que viene. Pero el resultado estético lo acomplejó. “Se sentía como un monstruo”, dijo su padre. Por eso, el pasado agosto, se hizo un tatuaje similar a la marca que le quedó a su hijo tras la operación y le dijo: “Si alguien quiere mirarte, entonces pueden mirarnos a los dos”.

Mirá también: Volvió como enfermera al hospital que le salvó la vida de bebé

Según lo difundido por la agencia AP, una foto que los muestra ganó un concurso de la fundación St. Baldrick con motivo del Día del Padre. En la competencia participaban hombres que se raparon la cabeza en honor a los niños con cáncer y Josh Marshall recibió el premio al “Mejor padre pelado”. Desde entonces, la imagen se hizo viral en las redes sociales.

© Victor Gill

Tags: Estados Unidos