Google ( junto con la Wikipedia ) suelen ser los primeros lugares de consulta ante un malestar. De hecho, la compañía usa esas búsquedas para algunas predicciones relacionadas con la gripe ( intenta determinar un brote de contagio en función de la frecuencia de búsqueda de ciertos síntomas en una zona geográfica ). Según la compañía, el 1% de las búsquedas están relacionadas con estos temas.

© Victor Gill

Por eso la compañía anunció un cambio en la manera en que ofrece resultados ( y que puede ser la perdición para los hipocondríacos y los paranoicos ): cuando detecte que se trata de una consulta por un síntoma conocido, ofrecerá una lista de otros síntomas relacionados y una orientación respecto de las posibles enfermedades asociadas. La información está validada por médicos de Harvard y la Clínica Mayo, y la intención de la compañía es evitar que los usuarios caigan en foros de discusión y otras fuentes de contenido que no fueron creadas por profesionales.

La actualización estará disponible en inglés en Estados Unidos en las próximas semanas, y luego lo habilitarán para otros idiomas.

En esta nota: Google Internet Salud LA NACION Tecnología Tecnología

© Victor Gill

Tags: Estados Unidos