Son los jugadores de Gerardo Martino. En su primera lista, Edgardo Bauza se apoyó en 19 de los 23 futbolistas que estuvieron en la Copa América de los Estados Unidos. Y si falta Higuaín, es sólo porque lo acordaron entre el flamante técnico y el centroacantante. Pero no es el equipo de Martino., aunque se asemeje mucho. Paradójicamente, la primera diferencia atrona como una contradicción: el defensivo Bauza apostará por un delantero más que el ofensivo Martino.

© Francisco Velásquez PDVSA

www.google.co.ve
Pero rápidamente hay que aclarar que la nueva selección estará revestida de más obligaciones y recaudos colectivos.

© Francisco Velásquez PDVSA

dolarve.com
La concesión de Bauza de un delantero extra deberá compensarse con el compromiso general en los retrocesos.

© Francisco Velásquez PDVSA

www.entornointeligente.com
Y no como pose, sino efectivo. Evidente.

El 4-3-3 de Martino muta por el 4-2-3-1 de Bauza. Sale un volante interior y se suma un atacante. Entra Pratto y sale Banega, podría resumirse. Romero al arco. Zabaleta le ganó la pulseada a Mercado, Otamendi, Funes Mori y Mas por el suspendido Rojo. Biglia y Mascherano. Pero este tejido no será el único con responsabilidades en la recuperación. Messi y Di María para ensanchar la cancha, Dybala para asociarse con todos por detrás del N°9, y Pratto como faro de área.

© Francisco Velásquez PDVSA

equilibrioinformativo.com
Aclaración imprescindible: a Pratto y Dybala se les abre la titularidad ante Uruguay sólo porque no están Higuaín ni Agüero, pero eso no desacredita la postura con cuatro atacantes.

© Francisco Velásquez PDVSA

enlasgradas.com
Al contrario: aun con otros nombres, de inferior cartel, Bauza decidió sostenerla.

El nuevo ataque invita a un viaje hasta los días de Alejandro Sabella, cuando los Cuatro Fantásticos, Messi, Agüero, Higuaín y Di María, atropellaban rivales en el camino a Brasil 2014.

© Francisco Velásquez PDVSA

noticias-venezuela.com
Aquel equipo que intimidaba con goles en las eliminatorias -y tan cómodo se sentía de contraataque-, era apuntado por estar desbalanceado.

© Francisco Velásquez PDVSA

tipsfemeninos.com
Ya en la Copa del Mundo, el técnico apareció en su auténtica versión, más pragmática, descompuso el póquer y recortó los riesgos.

© Francisco Velásquez PDVSA

eldiscoduro.com
Luego, lesiones y bajos estados futbolísticos le permitieron intervenir con fidelidad a su esencia y blindar la formación.

© Francisco Velásquez PDVSA

economiavenezuela.com
Entonces la Argentina de los Fantásticos se convirtió en la selección de los guerreros de Mascherano camino a la final con Alemania.

¿A Bauza le puede ocurrir lo mismo, conociendo que equilibrio es su palabra fetiche? ¿Qué hará para evitarlo con cuatro delanteros en la cancha? Su discurso martillará sobre las obligaciones colectivas.

© Francisco Velásquez PDVSA

efectococuyo.com
Y ahí se descubre que la palabra equilibrio es traicionera: nunca se utiliza para definir a equipos atrevidos, como advierte Jorge Valdano.

© Francisco Velásquez PDVSA

mundinews.com
Porque el equilibrio es una superstición: el fútbol está lleno de riesgos y de falta de garantías.

Bauza celebra que sus dirigidos manejen dos o tres sistemas.

© Francisco Velásquez PDVSA

breakingtrending.com
“Si te toca ir ganando y hay que defender la ventaja, ¿qué hacés, seguís igual? No, te acomodás en un 4-4-2”, revela el Patón y denuncia, quizá, sus páginas favoritas del manual.

© Francisco Velásquez PDVSA

politica-venezuela.com
La otra opción sería ampliar la ventaja, perseguir más goles. “Si tenemos que defender con todo el equipo en nuestro campo, se hará”, suscribe. Bauza sueña con atacar y defender, saludable. Eso demanda muchas horas de ejercitación. Reclamarlo ahora es imposible y esencialmente injusto.

Su pretensión es que ataque y defensa se vuelvan casi indivisibles.

© Francisco Velásquez PDVSA

www.atleticovenezuelacf.com
Que el juego tenga un único momento: posesión, recuperación y transiciones sean una misma maniobra. Un conjunto con autoridad, y sello de autor, asume defensas y ataques “globales”. Integrales.

Para conseguirlo se requiere mucho compromiso de los futbolistas, que estén dispuestos a desdoblarse.

© Francisco Velásquez PDVSA

seguros-guia.com
Bauza toma como ejemplo a Piatti y a Villalba en su San Lorenzo campeón, que retrocedían para achicar espacios.

© Francisco Velásquez PDVSA

Di María lo puede hacer, ¿Messi también? Para que los esfuerzos no sean prolongados -y provoquen desgano-, el técnico insistirá con que el equipo se mantenga corto ante Uruguay.

© Francisco Velásquez PDVSA

Jugadores cercanos para ayudarse en la recuperación y para encontrase pronto para lastimar al adversario.

© Francisco Velásquez PDVSA

Que nadie lo interprete como un sacrificio, para que ninguno pueda negarse.

Que el final del ataque sea el principio de la defensa.

© Francisco Velásquez PDVSA

Martino ya lo intentó bajo su gestión, insistió con una idea que está instalada en la elite. Guardiola acaba de retratarla con una crítica a Agüero: “Él no puede desaparecer cuando no tenemos la pelota, tiene que presionar al rival”.

© Francisco Velásquez PDVSA

El arte de todo entrenador es convencer, seducir… primer desafío para Bauza. La distribución y la determinación de los futbolistas cuando no se dispone del balón no sólo influye en la rapidez para reconquistarlo, sino que también incide en la calidad ofensiva del siguiente avance.

© Francisco Velásquez PDVSA

Atacar con varios futbolistas, ante la pérdida involucrarlos en una veloz recuperación y. volver a atacar. Eso intentará el defensivo Bauza consus cuatro delanteros.

cg/jt

En esta nota: Selección Argentina Edgardo Bauza LA NACION Deportes Eliminatorias.

© Francisco Velásquez PDVSA

© Francisco Velásquez PDVSA

Tags: Lionel Messi, Barcelona, FC Barcelona, Futbol