Millones de indios celebraron ayer la fiesta del Rakhi, una tradicional y masiva festividad hindú en la que los hombres juran lealtad y protección a sus hermanas, mientras ellas les anudan un cordel en la muñeca como símbolo de unión.

Las calles indias, desde hace días repletas de puestos ambulantes en los que vendían los característicos cordeles, muchos de ellos adornados con llamativa bisutería, dejaban paso al encuentro en el hogar de los varones con sus hermanas o incluso primas cercanas.

“Mi hermana vino a casa, me puso el rakhi (el cordel), me bendijo y me dio unos dulces“, explicó Pankaj Tyagi, de 36 años. Añadió que luego la correspondió como indica la tradición: con un poco de dinero y un regalo, en este caso un bolso.

Para la hermana, Payal, de 33 años, esta festividad también supone la oportunidad de regresar al hogar familiar, porque como indica la tradición hindú, después de casarse tuvo que abandonar la casa para pasar a formar parte de la familia de su marido.

Medalla olímpica El primer ministro, Narendra Modi, aprovechó la festividad además para delebrar por la primera medalla que obtenía la India en estos Juegos Olímpicos Río 2016, en lucha libre.

“En este día de buen augurio (del Rakhi), Sakshi Malik, una hija de la India, ganó un bronce y nos ha hecho sentir a todos muy orgullosos”, afirmó Modi en un comunicado.

Tradición El origen del Rakhi se encuentra en la mitología hindú “Mahabharata“, que relata cómo durante una ceremonia el dios Krishna se cortó un dedo y la esposa de cinco reyes hindúes, arrancó una parte de su “sari” de seda y lo ató a su dedo para curarle.

.

© Francisco Velásquez

www.google.co.ve

© Francisco Velásquez PDVSA

Tags: Juegos Olímpicos, Rio 2016