Lamentable, pero real. En Morón, dos policías de la bonaerense les robaron a los secuestradores la plata de un rescate. Como si fuera poco, su accionar obligó a la familia de la víctima a pagar una segunda suma. Si bien el hecho ocurrió en octubre del año pasado, ahora el caso tomó trascendencia pública, con la difusión de la decisión de la Justicia.

Por pedido del fiscal a cargo de la Fiscalía Federal N°2 de Morón, Carlos Hernán García, el titular del Juzgado Federal N°1 de esa jurisdicción, Juan Pablo Salas, fueron procesados por el delito de robo con armas, agravado por su condición de integrantes de una fuerza de seguridad. Además se ordenó su prisión preventiva y que se les trabe un embargo por $30.000.

Puntualmente, el fiscal acusó a Julio Oscar González y Jonathan Ezequiel Cardozo de robarles a los secuestradores el dinero que minutos antes les habían pagado los familiares de un hombre que mantenían cautivo. Lo que no se pudo comprobar fue si estaban relacionados con los delincuentes.

Familia Yammine

 

El hecho

Cerca de la medianoche del 21 de octubre de 2015, un hombre llegaba a su casa en la localidad de Villa Sarmiento, a bordo de un Ford Focus, cuando fue interceptado por un Renault Clio del que descendió uno de los secuestradores armado que lo obligó a pasarse al asiento trasero de su auto y lo trasladaron a una vivienda donde estuvo cautivo, al cuidado de dos personas y escuchó las voces de una mujer y una niña, a quienes no pudo ver por tener su cabeza tapada con una remera.

Los captores se comunicaron con el hermano de la víctima y le exigieron alhajas y $100.000 de rescate. Finalmente, se acordó que se entregarían $ 40.000 y joyas dentro de una bolsa negra en la una estación de servicio. Tras efectuar el pago, el hermano de la víctima vio que un patrullero de la Bonaerense se dirigía hacia los secuestradores, a quienes procedió a identificar. Tras ello, los captores se retiraron caminando por la calle Olimpo, con las manos vacías, mientras que la patrulla se alejó del lugar a gran velocidad, en sentido contrario.

En ese momento, recibió un llamado de los secuestradores en el que lo increpaban por haber convocado a la fuerza y lo amenazaban con que recuperara el dinero o matarían a su hermano. El hombre juntó nuevamente el rescate y les indicó que la entrega se realizaría cerca de la Universidad de La Matanza. Confirmado el pago, liberaron al hombre.

Si bien el sumario debió archivarse por no haberse identificado a los secuestradores, el representante del Ministerio Público Fiscal sí determinó que fueron Cardozo y González, quienes robaron el dinero del rescate a los secuestradores, una vez que les había sido pagado por los familiares de la víctima, obligados nuevamente a juntar más dinero y establecer un nuevo lugar de pago, lo que puso en peligro la vida de la víctima.

Familia Yammine

Tags: Familia