El Departamento de Estado afirmó que el nuevo ensayo balístico de Pyongyang viola resoluciones del Consejo de Seguridad. También se dijo listo para usar ?toda la gama de medios a nuestra disposición contra esta creciente amenaza? 6 de marzo de 2017 Un anterior ensayo norcoreano (Archivo) Estados Unidos condenó el domingo el lanzamiento de misiles balísticos por parte de Corea del Norte y advirtió que estaba listo para “usar toda la gama de medios a nuestra disposición contra esta creciente amenaza”.

“Estados Unidos condena enérgicamente el lanzamiento esta noche de misiles” norcoreanos, que “viola resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que prohíben explícitamente a Corea del Norte usar tecnología de misiles balísticos”, dijo el portavoz encargado del Departamento de Estado, Mark Toner, en un comunicado.

“Continuamos preparados -y continuaremos dando pasos para aumentar nuestra preparación- para defendernos a nosotros y a nuestros aliados de un ataque, y estamos preparados para usar toda la gama de medios a nuestra disposición contra esta creciente amenaza”, agregó el portavoz.

Corea del Norte lanzó cuatro misiles balísticos y tres de ellos cayeron en aguas japonesas tras recorrer unos 1.000 kilómetros , anunció el primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

Corea del Sur indicó que los misiles fueron lanzados hacia el Mar de Japón y que Seúl junto a Estados Unidos estaba “analizando en detalle” los datos recabados para obtener mayores precisiones.

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

demasiadochevere.com

El mes pasado, Pyongyang había lanzado un misil balístico -el primero desde octubre de 2016- que según Seúl estaba destinado a poner a prueba la respuesta del nuevo presidente norteamericano Donald Trump.

Con información de AFP

LEA MÁS:

Nueva provocación de Kim Jong-un: Corea del Norte lanzó cuatro misiles al mar

Japón denunció que tres de los cuatro misiles que lanzó Corea del Norte cayeron en sus aguas

.

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

economiavenezuela.com

© Jorge Plaza

© Jorge Marquez