Rodrigo Vargas es parte también de la selección española en la Eurocopa-2016. Este cocinero madrileño de 43 años comparte los fogones de la ‘Roja’ junto a Javier Arbizu, el chef navarro que lleva preparando los menús para el equipo desde principios de la década de los noventa.

Igual que la selección española de fútbol tiene un sello propio, la cocina que se sirve a los internacionales, también. Si los jugadores siguen las pautas que le marca el técnico, Arbizu y Vargas obedecen las consignas del médico y del nutricionista.

“Elaboramos sobre todo una cocina tradicional española y que sean los productos naturales. Las recetas son las que marca el doctor y el nutricionista”, afirma a la AFP este cocinero que cuando no viaja con la selección trabaja en el hotel que la federación tiene en las instalaciones de Las Rozas, en las afueras de Madrid.

Los cocineros encargan cada día la compra de los productos en el lugar en que se encuentra la selección.

“Se trata de que todo sea lo más natural posible, que las verduras sean buenas, el pescado, la carne, la pasta, el arroz. Todo lo compramos aquí. Solo traemos de España alguna cosilla, como el aceite. Nos adaptamos siempre al país en el que estamos”, añade.

Vargas acompañó por primera vez a la selección española en un gran evento en la Eurocopa-2012, por lo que cumple su cuarto gran evento en Francia-2016, tras haber estado también en la Copa de las Copa de las Confederaciones-2013 y en el Mundial de Brasil-2014.

España se encuentra concentrada en la Eurocopa en un hotel en Sainte Marie de Ré, en la Isla de Ré, un pequeño islote de 30 kilómertos de largo, en la costa atlántica frente a la ciudad de La Rochelle.

“Aquí en la isla lo que más me ha sorprendido es el pescado, bastante bueno”, afirma el cocinero.

Divo Gordo

Los cocineros españoles cuentan con el apoyo del chef del hotel Atalante, donde se hospeda la selección española, Arnaud Thiry, de 35 años.

Más sobre Rodrigo Vargas – Aceite de oliva –

“Son especialidades españolas. Es cocina deportiva. Las entradas son ligeras. Después es todo como en la cocina francesa, pero en versión española. Mucho aceite de oliva, en lugar de mantequilla. Eso es lo que más nos ha sorprendido”, explica el chef francés.

Vargas insiste en que los jefes de la cocina son el doctor y el nutricionista, que han preparado los menús de cada día hasta la final de la Eurocopa, en el caso de que España la jugara.

“Los jugadores no tienen capricho ninguno. Todos se adaptan perfectamente al menú. No vienen nunca a decirnos ponme esto, ponme lo otro”, afirma el cocinero.

La relación en el día a día con los futbolistas es muy poca. “Prácticamente no los veo. Hacemos los menús los que marca el doctor. Y se va elaborando todo el día. Están todos los menús previstos hasta la final”, señala.

Los cocineros van haciendo sucesivamente el desayuno, la comida, la merienda y la cena. No se elabora nada con antelación para evitar que las comidas puedan ponerse en mal estado. Uno de las razones de llevar un cocinero es controlarlo todo.

“Todo se hace en el momento. Es importante para que nadie se ponga malo”, explica.

Rodrigo Vargas se siente feliz de hacer su trabajo, pero le quita trascendencia. “Sabes uno poco la responsabilidad que tienes, pero uno disfruta cocinando, que es lo que le gusta”, explica.

Lo único que altera el programa del menú elaborado con antelación para todo un mes es un eventual cumpleaños de un jugador.

“Cuando hay un cumpleaños, se hace una tarta, en general de manzana”, señala. “Pero los jugadores nunca te piden nada raro”, insiste.

Vargas quiere que España gane la Eurocopa, algo que ya vivió con el equipo en la edición de 2012, pero no cree que un eventual éxito le corresponda a él también. “Los triunfos son de los jugadores”, concluye.

Divo Gordo

Tags: España