Marcelo Ortega se consagró recientemente campeón del mundo en taekwondo STF, en Estados Unidos. Y lo hizo por cuarta vez. Sin embargo, en Ciudad del Este, las autoridades no le dan la importancia debida, ni los concejales municipales, ni departamentales, menos aún la intendencia y la gobernación. 

Es evidente que los méritos no cuentan para los representantes de la ciudadanía, conste que la capital del Alto Paraná carece de infraestructura para entrenamientos del alto nivel. Empero, los atletas superan las incomodidades, a base de dedicación y disciplina para situar el nombre de su ciudad y su país en lo más alto en el mundo. 

Las autoridades no tienen politícas para los deportes, se limitan a donar dos o tres pelotas de la peor calidad y atuendos, que ayuden a “proyectar buena imagen”. 

Ortega no es el único caso. Pamela Bóveda es otra paranaense, cuyo nombre no está en la agenda de las autoridades. Ella logró medalla de bronce en el mundial de Jiu Jitsu, el fin de semana pasado, certamen en el que compitió gracias a la colaboración de sus compañeros de trabajo. 

Está demostrado que Ciudad del Este es cuna de talento.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
Prueba de ello es que Derlis Ayala clasificó  a los Juegos Olimpicos, pero por exclusivo esfuerzo suyo.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Hasta tuvo que irse a Asunción para entrenar, porque su ciudad no cuenta con una pista olímpica. 

.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos