Un hombre de mediana edad, vestido con un traje impecable y un abrigo y corbata negros, fue al aeropuerto y compró un pasaje en la víspera del Día de Acción de Gracias de 1971 en Portland (Oregon) bajo el nombre de Dan Cooper. Comenzaba así uno de los mayores misterios sin resolver en la historia criminal de Estados Unidos.   El tal Cooper tomó un vuelo de Northwest Orient Airlines con destino a Seattle y se sentó en la última final del avión junto a otros 36 pasajeros y seis tripulantes.   Pidió un bourbon con soda y se puso a fumar cigarrillos Raleigh.   Al poco de despegar entregó una nota a la azafata, Florence Schaffner, de 23 años, quien la guardó en el bolsillo sin darle mayor importancia. La chica comentó después que creía que se trataba de una proposición sexual, como otras que había recibido.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
  Pero se equivocaba. El hombre enseguida le dijo que leyera la nota, diciéndole que escondía una bomba y pidió que se sentara a su lado.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Le enseñó un maletín repleto de cables y exigió US$200.000 en billetes de US$20 y cuatro paracaídas.   La azafata llevó la nota al piloto quien aterrizó en Seattle, donde Cooper permitió que los pasajeros desembarcaran junto a dos azafatas, a cambio de lo que exigía.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
  A 3.000 metros de altura   Tras despegar nuevamente con los pilotos y una tercera azafata, Cooper ordenó que el avión tomara rumbo a Ciudad de México.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
  Dio órdenes concretas sobre a qué altura volar, a qué velocidad debían ir y la posición del avión. Una vez satisfecho, Cooper se ató el dinero al cuerpo y pidió que la azafata fuera a la cabina del avión para quedarse solo.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.entornointeligente.com
  En algún lugar entre Seattle y Reno (Nevada), Cooper abrió la puerta trasera del Boeing 727 y saltó en paracaídas a unos 3.000 metros de altura, en plena noche, sobre las montañas agrestes del estado de Washington, esfumándose para siempre.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
  Nunca se supo ni siquiera su nombre real. Compró el pasaje con el nombre de Dan Cooper y después la prensa le añadió las siglas D.B. después de que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) investigara a un sospechoso llamado D.B.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

breakingtrending.com
Cooper, quien resultó ser inocente.   Desde entonces el FBI ha entrevistado a un millar de sospechosos.   La mejor pista surgió en 1980, cuando un niño se topó con un paquete en descomposición que contenía US$5.800 en billetes de US$20 con números de serie que coincidían con los del botín.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

videojuegosmania.com
      El FBI ha investigado a un millar de sospechosos del crimen en 45 años, sin resultados.     También encontraron trozos de paracaídas y la corbata negra que llevaba Cooper, pero ni rastro del ladrón.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

luisoberto.net
  Fin de la investigación   Esta semana el FBI finalmente arrojó la toalla.   Lo anunciaba el agente Frank Montoya, quien afirmó: “Hoy llegamos a la conclusión de que llegó la hora de cerrar el caso porque no hay nada nuevo”.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

demasiadochevere.com
  Ponía así punto final a una de las investigaciones criminales más prolongadas -e inconcluyentes- del FBI.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

enlasgradas.com
  Aunque, eso sí, Montoya añadió: “Si surgiese algún indicio nuevo, sobre todo del paracaídas o del dinero, entonces reabriríamos el caso y llevaríamos al culpable a la justicia”.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

elnewyorktimes.com
  Sin embargo, hasta que eso ocurra D.B. Cooper puede estar tranquilo, siempre y cuando haya sobrevivido al salto y siga con vida.      

BBC Mundo.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos