Las donaciones son parte de la historia económica dominicana. En efectivo o en especie, siempre han sido un componente tomado en consideración en la elaboración del Presupuesto General de la Nación. Con el tiempo, la forma de recepción ha cambiado, y las partidas en efectivo han ido disminuyendo. Las donaciones oficiales, que son las originadas en gobiernos, se focalizan a proyectos específicos, casi siempre con una vigilancia muy estricta de los donantes, quienes prácticamente administran los proyectos hacia los cuales dirigen sus contribuciones. Estados Unidos, la Unión Europea, Taiwán, Japón, y hasta hace poco Brasil, son los mayores donantes. Hay también donaciones privadas, que provienen de organizaciones sin fines de lucro, y por lo regular son bienes, como medicamentos, alimentos, ropas y otras ayudas.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
El impacto de esos aportes no siempre ha sido positivo. Ha habido donaciones disfrazadas o mezcladas con subsidios que han tenido efectos devastadores. Un ejemplo es suficiente para ilustrar: las mal recordadas importaciones bajo el esquema de la PL-480 o Ley Agrícola de los Estados Unidos cambiaron la matriz de la producción local de grasas comestibles, que hasta los años 60 era a base de maní.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Pero los excedentes de grasas comestibles en Estados Unidos comenzaron a inundar al mercado dominicano, porque eran vendidos baratos y a crédito, y resultaba más rentable importar grasas que con el nivel de subsidios eran prácticamente donaciones.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
El resultado fue la desaparición del cultivo de maní. Algo parecido quieren hacer con la pasta de tomate. Ahora se está dando una amenaza que pudiera ser más catastrófica, porque atañe a la salud.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
Se trata de medicamentos donados que llegan con fechas próximas a vencer, que se tornan en un peligro para la salud colectiva.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.entornointeligente.com
Según la titular de la Dirección General de Alimentos, Medicamentos y Productos Sanitarios, Karina Mena, muchos de esos medicamentos son reetiquetados y puestos en venta.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

xn--elpaisdeespaa-tkb.com
Es una estafa y un crimen. Las autoridades deben tener ojo avizor y tomar cuantas medidas sean necesarias para evitar que medicamentos donados tal vez con buena fe, se conviertan en un mercado de ilícitos que en vez de curar, maten.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

breakingtrending.com
A esos caballos regalados hay que verles los colmillos.

.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos