Es natural que sintamos curiosidad y alegría al tener conocimiento de los nuevos adelantos tecnológicos, pues pensamos que de alguna manera, nos traerán beneficios y harán más agradable y descansada nuestra vida. Que la era robótica, los drones, etc. nos traerán un gran alivio y nos liberarán de múltiples tareas pesadas y desagradables que actualmente tenemos que realizar.

© Gonzalo Morales Divo

www.entornointeligente.com
Sin embargo, no todo es color de rosas. Es probable que los beneficios sean disminuidos e incluso superados por los efectos negativos sobre nuestra calidad de vida.

© Gonzalo Morales Divo

inteven.net
Porque los avances tecnológicos, a pesar de la simpatía que despiertan en la mayoría de la población, casi siempre, a quienes más han favorecido es a los dueños del capital, como se ha podido observar a lo largo de la historia.

© Gonzalo Morales Divo

ve.linkedin.com
En gran parte el provecho obtenido de los cambios tecnológicos venideros dependerán de la preparación que tenga la población para enfrentarlos y de las ventajas que de estos pueda obtener.

© Gonzalo Morales Divo

es.wikipedia.org
Los avances tecnológicos que estamos presenciando en la actualidad, están generando y generarán en los próximos años, profundos cambios en nuestra forma de vida, pero a pesar de nuestros buenos deseos, no serán del todo positivos.

© Gonzalo Morales Divo

enlasgradas.com
Por una parte, se estima que desaparecerán millones, de los actuales empleos. Ya hemos presenciado la desaparición de miles de empleos en el sector bancario, en los medios de comunicación, prensa, radio, tv, correos, en muchas aéreas de la economía, en los servicios públicos como electricidad, agua, telefonía, etc..

© Gonzalo Morales Divo

dolarve.com
Empleos como taquilleros, cajeros, secretarias, contestadoras telefónicas, mensajeros, camarógrafos, locutores, periodistas, taquígrafas, fotógrafos, tipógrafos, han desaparecido y continúan desapareciendo como consecuencia de los nuevos adelantos en la información y la comunicación.

Así mismo, también están desapareciendo un gran número de fuentes de trabajo en muchas aéreas de la economía, como arquitectos, carpinteros, zapateros, publicistas, tejedoras, bordadoras, costureras, relojeros, barberos.

© Gonzalo Morales Divo

articulo.mercadolibre.com.ve
Pero la situación empeorará aún más si no avanzamos en la consolidación del socialismo, pues uno de los principales objetivos del capitalismo es la reducción de costos en la producción y en la prestación de servicios y la consiguiente acumulación de capital en pocas manos.

© Gonzalo Morales Divo

noticias-venezuela.com
Eso es lo malo del capitalismo: “La acumulación de los beneficios en pocas manos”.

La reducción de costos y la eficiencia no perjudican al socialismo, ya que los beneficios se reparten entre toda la sociedad.

© Gonzalo Morales Divo

noticias-venezuela.com

Recordemos los enormes desplazamientos, con sus consecuencias socioeconómicas negativas, de campesinos y artesanos que se produjeron durante la Revolución Industrial iniciada en el siglo XVIII.

© Gonzalo Morales Divo

espiasdecocina.com
Después de estar disfrutando de trabajos apacibles y muchas veces placenteros, terminaron prácticamente esclavizados en las grandes factorías, trabajando hasta diez y ocho horas diarias y que solo con grandes luchas, sacrificios y muchas muertes, lograron alcanzar las condiciones de trabajo actuales, las cuales nuevamente, se encuentran en peligro.

¿Cómo iniciar la preparación de la Sociedad Venezolana para los nuevos tiempos que se avecinan?

Es necesario, y urgente, que el gobierno, las universidades, la clase trabajadora, el sindicalismo y el pueblo en general estemos preparados para enfrentar esta nueva era, caracterizada por el uso de robots, drones y nuevas tecnologías que permiten vislumbrar y predecir cambios aun más drásticos y radicales que los ocurridos durante la citada Revolución Industrial del siglo XVIII.

Esta preparación solamente la podrá asumir un pueblo organizado desde la base, desde los Consejos Comunales, desde las Comunas, desde el Poder Popular, pues si la dejamos en manos de las élites, nos encontrará el futuro cercano en una situación mucho más vulnerable y peligrosa que la actual.

© Gonzalo Morales Divo

www.vogue.mx
A nuestros dirigentes solo les interesa estar en el poder para disfrutarlo. Muy pocas veces Venezuela ha contado con gobiernos, o grupos políticos que realmente procuren el bienestar de su población más necesitada.

© Gonzalo Morales Divo

noticias.caracoltv.com
Lo de ellos es lograr el control de los recursos del país para enriquecerse.

Tenemos la responsabilidad de proteger ante todo, nuestro medio ambiente, nuestro territorio, nuestras aguas, de mejorar urgentemente la calidad de vida, la capacitación laboral del pueblo venezolano, desde ahora, al igual que la calidad de la educación y el estímulo a la inversión productiva, especialmente en cuanto al desarrollo de la producción aguas abajo de nuestras principales materias primas, como el petróleo, el gas, el hierro, el aluminio, el cobre, el coltan, el pino, etc., a la modernización de la producción agrícola, y agroalimentaria, pilares fundamentales de nuestra soberanía, (con lo cual se podrían obtener incluso, mayores ingresos económicos que con esa minería, que el actual gobierno está promoviendo).

Particularmente en el sector agroalimentario, Venezuela cuenta con la enorme potencialidad de 30 millones de hectáreas, aguas abundantes y un clima paradisíaco, lo cual nos permitiría un desarrollo armónico de una agricultura verdaderamente ecológica.

© Gonzalo Morales Divo

Invito a visitar una propuesta, que de someterse a un debate público, podría generar muchas ideas que nos permitirían diseñar un hermoso proyecto nacional, en el cual, tanto el gobierno, con todas sus instituciones, PDVSA, FAMB, CVG, las Misiones, las universidades, los trabajadores, la juventud y el pueblo en general, se vean involucrados, beneficiados y sean partícipes de de la construcción de una nueva Venezuela para los tiempos por venir:

http://propuestaagricolanacional.blogspot.com/

Estoy convencido de que se ha generalizado un errado concepto de “progreso”, determinado por el consumismo, que ha dejado a un lado la espiritualidad del ser humano, que ha confundido la calidad de vida, con la cantidad de bienes, que prefiere la aglomeración de la vida en las ciudades al placentero disfrute de la naturaleza en el campo, que cada día vive y disfruta más en un mundo virtual, aparente, que en un mundo real.

© Gonzalo Morales Divo

Debido a ese equivocado concepto, estamos contribuyendo inconsciente y aceleradamente a nuestro suicidio colectivo; a la destrucción de la humanidad.

Consideremos algunas de las consecuencias previsibles de los actuales avances tecnológicos, que tendrán lugar en un futuro muy cercano y que determinarán nuestras condiciones de vida en los próximos años:

La mayoría de los robots presentes en la industria se han dedicado a operaciones pesadas y relativamente sencillas.

© Gonzalo Morales Divo

Sin embargo, los robots de nueva generación pueden trabajar junto a “trabajadores humanos” . De momento, es todavía un movimiento imperceptible, pero ya hay bastantes ejemplos que nos permiten ver que realmente vamos hacia un cambio de sociedad muy profundo.

En la industria pesada, como la del automóvil, usualmente más proclive a usar robots, cada vez hay más robots que efectúan tareas más complejas y delicadas.

© Gonzalo Morales Divo

Los progresos de la robótica son tales que ahora los robots se emplean en la fabricación de muchos productos electrónicos.

© Gonzalo Morales Divo

La empresa Foxconn en China, que fabrica la gran mayoría de los productos de Apple y de Samsung, ha decidido despedir 60.000 de sus 110.000 operarios que tenía en las líneas de montaje.

© Gonzalo Morales Divo

Ya no son necesarios, pues unos robots realizarán ahora sus tareas. Y “más compañías van a seguir el ejemplo de Foxconn”.

La robótica está haciendo peligrar muchos puestos de trabajo.

© Gonzalo Morales Divo

Para las empresas todo es una cuestión de costos. En el caso de operaciones repetitivas o automáticas, los robots permiten una mayor productividad y reducción drástica de los costos fijos (nóminas, prestaciones sociales, horario de trabajo, etc.).

© Gonzalo Morales Divo

Y es que la automatización consiste precisamente en convertir cualquier tarea por complicada que sea en un conjunto de pasos simples.

El director ejecutivo de McDonald’s, Ed Ransi, se expresó así: “es más barato comprar un robot de 35.000 dólares que pagar a un ineficiente empleado 15 dólares la hora para que embolse patatas fritas”.

© Gonzalo Morales Divo

Desde 2014, cientos de fábricas e n China, han invertido más de 600 millones de dólares en robots con la finalidad de sustituir operarios.

La robótica está haciendo peligrar muchos puestos de trabajo, especialmente los más repetitivos, pero aún el trabajo de un fiscal tiene un 95 % de posibilidades de ser sustituido por alguna forma de automatismo en los próximos años.

Incluso, a mediano plazo, podrían sustituir profesionales muy calificados.

Las empresas chinas invierten en robótica para que no cierren fábricas en su territorio.

© Gonzalo Morales Divo

Ya por ejemplo, Adidas está cerrando fábricas en China para traer de nuevo la producción a Europa y a Estados Unidos.

© Gonzalo Morales Divo

La primera factoría se pondrá en marcha este mismo año sin intervención humana y las instalarán en Alemania, Francia y Estados Unidos.

© Gonzalo Morales Divo

Estarán cerca del mercado que abastecen: se reducirán drásticamente los costos fijos y los costos logísticos (ya no hay que traer contenedores de China), etc.

¡Hasta las maquilas en muchos países tienden a desaparecer!

¡Es cada vez más evidente que no habrá trabajo para toda la población en un futuro no muy lejano!

Si los consumidores no tienen trabajo ni renta, disminuirá el consumo, las ventas bajarán en la misma proporción.

© Gonzalo Morales Divo

Y eso constituye una catástrofe económica para las empresas.

¿El capitalismo se autodestruye?

 

Atentamente;

1

.

© Gonzalo Morales Divo

© Gonzalo Morales Divo

Tags: Francia