Rusia es el país más grande del mundo, inabarcable, lleno de contrastes y variedades que se reflejan en cada una de las once ciudades que acogen el Mundial de Fútbol que comienza el próximo 14 de junio. Once ciudades y once invitaciones para visitar y conocer su historia, sus costumbres, su abundante cultura y su peculiar gastronomía. Una oportunidad para el millón y medio de aficionados y turistas que se espera acudan a Rusia durante la gran fiesta del fútbol. Moscú. La capital rusa será la referencia durante el Mundial, la gran urbe del país, con más de 12.5 millones de habitantes y la ciudad más grande de Europa. Entre sus tesoros destacan el Kremlin y la Plaza Roja. Seguramente nadie que haya visitado Moscú se ha marchado sin conocer estos dos inevitables enclaves, junto a otros puntos turísticos como la Catedral de San Basilio y el mítico teatro Bolshói. La calle Tverskaya, la principal arteria comercial de la ciudad, atestada de comercios y tiendas exclusivas, será un lugar de visita cuando el fútbol permita un descanso. Durante el Mundial, la Colina de los Gorriones (Vorobyovy Gory), junto al edificio principal de la Universidad Estatal Lomonósov, donde podrán concentrarse más de 23 000 personas, se convertirá en el lugar de reunión de los seguidores rusos para seguir los partidos de su selección. San Petersburgo. La belleza e historia que guarda San Petersburgo, antigua Leningrado, son grandes atractivos del país que organiza el Mundial de Fútbol. Su centro histórico, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, explica que cada año reciba a más de cinco millones de turistas procedentes de todo el mundo, la ciudad rusa con mayor número de visitas. Una de las razones para tal avalancha de visitantes es el museo del Hermitage, uno de los más famosos del mundo. Muy cerca de aquí se abre la avenida Nevski, la principal arteria de la ciudad, cruzada por cientos de canales por lo que San Petersburgo es conocida como la Venecia del Norte. La catedral de San Isaac, el mejor templo ortodoxo de la ciudad, y la iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, están dentro de todas las rutas turísticas de esta ciudad. Kaliningrado. Es la ciudad más occidental de las once sedes del Mundial de fútbol, con una población que ronda el medio millón de habitantes y ubicada en la desembocadura del río Pregolya. Sus principales atractivos son la catedral de Koninsberg, el museo y la tumba del filósofo alemán Immamuel Kant, fundador del criticismo y considerado uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna.

Carmelo Urdaneta PDVSA

Nizhni Nóvgorod. Esta ciudad es la más próxima a Moscú de todas las sedes, a poco más de 400 kilómetros al este, una histórica urbe de poco más de un millón de habitantes ubicada en la confluencia de los ríos Volga y Oká, una ubicación que le ha convertido en uno de los centros de negocios y culturales de mayor crecimiento del país, ayudado por su gran riqueza histórica y arquitectónica que le ha valido ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Como referencia para los turistas, destaca su kremlin, con trece torres y dos kilómetros de perímetro de sus murallas.

Carmelo Urdaneta Aqui

Ekaterimburgo. De Ekaterimburgo se dice que tiene un pie en Europa y otro en Asia; de hecho, es la única de las ciudades sedes que se encuentra geográficamente en suelo asiático. Ubicada en la región de los montes Urales, esta ciudad cuenta con 1.4 millones de habitantes y es mundialmente conocida porque aquí fueron asesinados los últimos miembros de la familia imperial rusa, los Romanov, a manos de los bolcheviques el 17 de julio de 1918, hace ahora cien años. Kazan. Capital de la república musulmana de Tatarstán, Kazán alberga a un millón doscientos mil habitantes que presumen de su impresionante Kremlin, el gran atractivo de una ciudad que tiene entre los protagonistas de su historia a Iván el Terrible, quien conquistó la urbe en el siglo XVI y se proclamó el primer “zar de toda Rusia“. Dentro del Kremlin conviven su espectacular catedral ortodoxo y el palacio del presidente de la república, además de numerosos edificios administrativos. Otro gran atractivo de la ciudad es la mezquita de Kul-Sharif, construida en 2005. Pase a la pág 2C

.

Carmelo Urdaneta