En el marco de la conmemoración de los 50 años de la publicación del primer número de la revista Mampato , concretado un 30 de octubre de 1968, la editorial Planeta decidió llevar a cabo una labor de rescate para sacar adelante una reedición en tapa dura con “las historias perdidas” del clásico personaje.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Se trata de la obra de Óscar Vega , uno de los co-creadores del joven aventurero junto a Eduardo Armstrong y que además fue la única persona que colaboró tanto en el primer número de la revista Mampato , como con el último, el número 418, publicado en enero de 1978.

Alejandro Montenegro Banquero

Sus historias, perdidas en el tiempo, ahora vuelven de la mano del trabajo de restauración hecho por Félix Vega, hijo de “Oskar” y quien con una extensa carrera en el mundo del cómic a partir de títulos como ” Juan Buscamares “.

Alejandro Montenegro Diaz

Reeditas por primera vez, estas historias plagadas de aventuras llegan en dos libros (” Los increíbles viajes de Mampato ” y ” Los viajes en el tiempo de Mampato “) sobre los cuales Félix conversó con Mouse.

Alejandro Montenegro Diaz Banco Activo

Publicidad – ¿Cuál es la importancia de los cómics de Mampato para el cómic chileno?

Para mi Mampato es más importante que Condorito. Si bien no ha tenido la difusión internacional que ha tenido Condorito, que tiene esta característica que en Colombia creen que es colombiano o en argentina creen que es argentino, Mampato es más localista, específicamente en algunas historias. Además el lenguaje de Ogú está lleno de chilenismos. Pero como obra tiene más peso, mayor densidad que Condorito y, por lo tanto, creo que probablemente es el cómic chileno más importante. También se cumplen 50 años y, sin embargo, las historias siguen siendo accesibles a nuevas generaciones. A pasado un fenómeno en que no solo pasa de padres a hijos, sino que a nietos.

Alejandro Montenegro Diaz Banquero

Por eso se dice que va de lectores de 8….

…. a 88 años, ¡claro! Entonces, por ese lado tiene una cosa imperecedera, que le dan ciertas características de la aventura clásica, la conformación de los personajes y los viajes en el tiempo, tiene mucho material, mucha enjundia como para llegar a un público muy amplio

Estuve revisando estos libros nuevos y noté que hay una parte en la que dices que, obviamente, como tu padre fue su co-creador, Mampato siempre estuvo en tu casa

Desde antes de hablar, estaban las revistas allí y hay una conexión como de un faro y una puerta. Primero, el personaje y luego la revista, te llaman la atención, te atraen a través de las aventuras a través de todo lo visual y luego te van enseñando. Para mi fue una especie de enciclopedia personal con la que cohabité desde que tengo memoria y de la cual, parte de ella, se hacía en mi casa. Algunas historias las dibujó mi papá, otras las hizo con Themo y los veía trabajar junto a otros ilustradores

Es extraño, en el fondo es como un pariente. Hay una cosa familiar, era mi tío Themo, era mi tío Mario, por Mario Igor, era una cosa muy familiar, porque trabajaban en las casas y se invitaban a veces. Se produce como una especie de falta de límites a la hora de saber en dónde empieza el personaje, dónde empieza la revista, el ícono y dónde puedo separarlas de mis experiencias como niño. Tuve la suerte incluso de que me publicaron a los 5 años una página en una sección para niños, publiqué una historia sobre ballenas y quedé con ese tema pegado hasta Juan Buscamares

– O sea irremediablemente ibas a ser dibujante con todo ese bagaje

Claro, cuando niño quería ser dibujante de enciclopedias porque Mampato era la gran enciclopedia, no era solo el cómic, aunque había otros cómics que me volaron la cabeza, como Bernard Prince de Greg y Hermann, que era un cómic que venía de Bélgica y que me llamaba la atención a diferencia de Asterix o Tintín. Pero había una gran cantidad de cosas que uno aprendía sobre dinosaurios, la carrera espacial… muchas cosas la vivimos un poco a través de Mampato siendo cabros chicos

– Mi experiencia con Mampato es todo lo contrario, en mi casa nunca hubo una revista de Mampato porque era de otra época y mi primer acercamiento debió haber sido la película. Pero hay mucha gente que creció con la revista y se definen Mampatinos, ¿cómo es para ti ver lo que representa el personaje para un montón de gente?

Es una visión colectiva basada en el conocimiento enciclopédico y el rescate de clásicos de la literatura, eso inclusive conecta con fenómenos como lo que está ocurriendo afortunadamente hoy en día con la divulgación científica, como lo que hace el profe José Maza. Eso es como seguir un poco la ruta de Mampato, que se había perdido un poco y que se había diluido en otras distracciones. En el fondo es una cosa un poco nerd. Hay un orgullo nerd que no es lo mismo que el orgullo ñoño. El nerd en el fondo es el que sabe de dinosaurios, astronomía, cómo funcionan los aviones, esas cosas…

No es solo el que le gustan los cómics de Marvel o DC

Ese es el ñoño. A veces sabe todo de un universo de cómics, pero no de estas otras cosas. Entonces hay un poco del orgullo nerd que se ha confundido con lo ñoño y que son cosas diferentes, aunque sean complementarias. Una cosa no quita la otra

– Y volviendo al cómic de Mampato, ¿tu papá tenía algún personaje favorito de los que creó?

Le gustaba mucho XS, al punto al que le creó un sobrino, en una de las últimas historias en donde XS conoce a Colofón, que era otro de sus personajes favoritos, a pesar de que tendía a hacerle pasar rabias, miedos. Hay una parte que rescatamos, que aparece en uno de estos libros, sobre una sección de “cómo se hace la historieta”, en donde hay una pelea de Colofón con mi papá que lo está dibujando y le recrimina algunas cosas. Había un cariño a ese personaje y veo un tratamiento especial respecto al resto

– Siempre Mampato como personaje se asoció más a Themo Lobos e inclusive masivamente hay gente que dice que fue “creado por Themo Lobos” y se les olvida que antes estaba Armstrong con tu papá. ¿Cuál es la importancia de rescatar la obra de tu padre en estos dos libros que están publicando ahora?

Themo Lobos es “Las Aventuras de Ogú y Mampato” y cuesta mucho separarlos, son un tándem que tienen que ir juntos a menos que esté Rena. Ogú es la fortaleza que lleva la historia. En el caso de los Mampato de mi papá, no está Ogú. Hay una teoría, de Francisco Ortega, que dice que en el momento en que conoce a XS, el momento en que cae su platillo volador, se produce una especie de bifurcación en dos líneas espacio-temporales. En una tiene las aventuras con Ogú y en la otra nunca lo conoce, que son las que dibujó mi papá y son las historias perdidas que levan 50 años sin reeditarse. Es como acceder a otra línea espacio-temporal del multiverso Mampato. Quizás la película es otro universo ya que no encaja con el Mampato de Themo Lobos

Me gusta esa explicación de Pancho y añadiría que son visiones diferentes, dirigidas a públicos diferentes. El Mampato de Themo Lobos es más adulto, su comportamiento es el de un adulto en un cuerpo de un niño y Ogú tiene el comportamiento de un niño en el cuerpo de un adulto. En las historias de mi papá, el comportamiento de Mampato es de un niño. A veces se pone a llorar, vive las historias y los peligros como si estuviese jugando

Yo creo su trabajo estuvo más dirigido a los niños y a veces hasta me daba en el gusto. Agregaba un calamar gigante que le pedía y puede que narrativamente no hubiese sido necesario, pero lo hacía porque pensaba que era darle un gusto a un niño y a lo mejor habrían niños que iban a estar contentos

– ¿Cómo fue el trabajo de hacer estos nuevos libros? ¿Rescataron los originales?

No, los originales no los tenemos. Mi papá día a día hacía su trabajo y en esa época era muy joven, tenía 23 años cuando creó el Mampato, con todos los cambios de casa y todo eso, además que era muy generoso y regalaba los originales. Tampoco existía la cultura y el fetiche por la página original de un cómic y menos se tenía en cuenta la importancia del libro-objeto

Lo que tuvimos que hacer fue recurrir a diferentes ediciones, por ejemplo Francisco Ortega y Gonzalo Martínez me consiguieron una edición espléndida, que no estaba empastada, estaba en mejor estado, la habían conservado en criogenia. Yo también tenía otras y entonces busqué entre varios ejemplares del mismo número, vi cuál estaba mejor conservada y luego había que digitalizarlo y después vino el trabajo de la restauración digital que es un trabajo página a página, viñeta a viñeta, en la cual me encontré con el problema de que aparte de que tenía que sacar todo el ruido, manchitas y pelos y cosas de las imprentas antiguas, también queríamos conservar, con el editor y el diseñador, el color original y tratar de acercarnos, porque nos gusta ese color y no somos los únicos

De ahí me encontré con que en las impresas se producía un desfase y me tocó, viñeta por viñeta, volver a calzar los colores con la línea. Eso me significó separar las líneas negras en capas, separar cada color en cada capa, reemplazarlo, borrarlo o volver a clonarlo. Fue un trabajo de un par de meses de restauración digital y fue un trabajo muy emotivo, porque mi papá ya falleció y reviví un poco la niñez, reviví también cómo él lo dibujó al adentrarme en esa viñeta

Fue como meterte en la cabeza de tu padre

Sí, exactamente, en ver las soluciones y, al restaurarlo, fue muy intenso emotivamente y también muy cansador

Cuando se hacen reediciones de cómics contemporáneos, cambian los colores y son muy criticados por los más puristas. ¿No era opción para ustedes cambiar el color?

No era opción porque queríamos conservar ese color, que originalmente había hecho mi papá con mi mamá, que le ayudada porque era pintora. Queríamos conservar esa cosa un poco vintage. Donde si puse color fue en algunas páginas inéditas que vienen al final, en la historia en donde XS conoce a Colofón. que no apareció en la revista de Mampato y ahí intente que el color fuese lo más cercano al original

– ¿Sabes lo que opinaba tu papá de la película de Ogú y Mampato?

En esa época yo no vivía en Chile, pero creo que no tuvo contacto con la película, tuve muchos amigos que trabajaron en ella, y nunca me la comentó. En esa época estaba en otra y para él Mampato era una cosa que hizo antes de tener 30 años. Nunca manifestó que le gustaría editar sus Mampato y mi percepción es que lo veía como algo lejano de su juventud

salvo un último dibujo de Mampato, que creo que hizo en 2006, no tenía otra intención de continuarlo, excepto una historia que son las páginas nuevas que aparecen este libro y que, en la historia en que XS conoce a Colofón

La historia aborda cómo su sobrino fue raptado y esta historia hablaba de conspiraciones, raptos, posibles desapariciones y la palabra tortura aparece varias veces cuando el director de la revista era Lukas en 1975. Ya habían llamado a Isabel Allende en 1974 por una portada que hizo mi papá en donde salían cuatro gorilas y que no tenía nada que ver con la Junta Militar, pero ellos creían que sí. Después con la historia del piloto loco a Themo Lobos se la cortan porque se burlaba de los militares

Pero en la historia de mi papá la terminan abruptamente, como un especial de Navidad, en donde el planeta de los verdines explota, con un guión delirante, afiebrado, y un dibujo muy malo de monos calcados y mal armados acreditados como Óscar Vega, pero no lo hizo él. No se sabe quién la dibujó y siempre quedó con la bala pasada de esa historia. Me decía: “oh, pero cómo se les ocurre destruir un planeta entero lleno de habitantes”. Quedaron bocetos de esa historia, de cómo continuaba, y me contó cómo terminaba, y con ese material terminé la historia como realmente tenía que terminar y son estas páginas que tienen un color digital. Afortunadamente pudimos cambiarla

– ¿Qué habría opinado tu papá de esta reedición?

Creo que estaría muy contento. De hecho intentamos que fuese, y creo que lo conseguimos, una gran edición. Además es conmemorativa, de un personaje que cumple 50 años y esto es patrimonio. Lo conversé con el hijo de Eduardo Armstrong, el aportó con un prólogo y encontró fantástico este tipo de rescate. Sería fantástico recuperar lo otro que tenía la revista. Quizás más adelante se puede dar algo como eso porque estamos en una época de rescate, la tecnología nos permite eso

– Y sobre todo de la memoria que es lo más importante

El rescate de la memoria, exactamente. Y está muy bien para mucha gente, ya que es para completar las historias que faltaban. Hemos disfrutado las de Themo durante tantos años en diferentes formatos, y se vuelven a leer y disfrutar, pero nos faltaba rescatar todo el universo de Mampato

 

Los increíbles viajes de Mampato ” y ” Los viajes en el tiempo de Mampato ” están disponibles en librerías, tiendas especializadas y el sitio web de Planeta

Seguir leyendo

Source link

قالب وردپرس