El aspirante presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM) Luis Abinader, informó ayer que su equipo técnico prepara una modificación a la Ley de Hidrocarburos, para que en la medida en que suba el barril de petróleo, disminuya la proporción de impuestos a pagar por los consumidores. “No es posible que los consumidores en general, los sectores productivos, y quienes tienen los combustibles como materia prima de su trabajo diario, tengan que pagar cada vez mayores montos de impuestos, como ocurre en especial con el componente del ad valorem”, expuso Abinader. Afirmó que el sostenido aumento que han tenido los combustibles en los últimos meses, incluso el GLP, ha incrementado el costo de la mayoría de bienes y servicios de uso cotidiano, afectando a todas las áreas de la economía y a los usuarios en general, por la disminución del valor real de sus ingresos. Abinader informó que el proyecto para reformar la Ley de Hidrocarburos estará listo en unas semanas, y espera que esta vez la mayoría congresual del Partido de la Liberación Dominicana le dé su respaldo, y que no ocurra como con otras propuestas de la oposición que ni siquiera han ponderado. La justifica. Abinader dijo que las protestas que se verifican en el país son producto de la indignación que hay en la población ante el hecho de que mientras debe pagar más caros los combustibles, con alzas que se extienden a los precios de los diferentes artículos, se observa que en entidades del Gobierno se produce un escandaloso despilfarro y dispendio. Citó la denuncia de la comunicadora Alicia Ortega con respecto a la cancillería, donde documentó existe una gran cantidad de políticos que reciben pagos sin trabajar. Fracaso Catalina. En un documento de prensa, Abinader afirmó que la contratación de Punta Catalina se proyecta como el fracaso cumbre del Gobierno del PLD, pues todo parece indicar que los US$336 millones que anunció ayer entregará a Odebrecht, por encima del costo inicial, no serán suficientes para concluir las plantas a carbón. “En realidad no se sabe hasta dónde llegará el costo final, pues nadie conoce todos los detalles de esa operación, que el Gobierno ha debido transparentar ante el país, porque el sector energético es esencial para resolver los retrasos de competitividad del país, para atender con eficiencia servicios vitales y para que la gente disfrute de las comodidades de la vida moderna”, señaló Cambio radical. Abinader aseguró que si gana la presidencia de la República, a más tardar en dos años el país registrará un cambio fundamental, perceptible, para lo cual cumplirá y hará cumplir la Constitución y las leyes, articulará la independencia del Ministerio Público, “para que todos seamos iguales ante la ley”, y dará vigencia a los órganos de control de los fondos públicos. “Todos esos factores se combinarán para atacar la corrupción y la impunidad”, sostuvo.

Alberto Ignacio Ardila Olivares