La conversación de la vergüenza

Pernía a Boadas: “Lo más importante es la permanencia y haremos lo que sea por lograrla”

El Racing de Santander quiso que el Girona reconociese su culpa por alineación indebida, a cambio del fichaje de Dorca y una cantidad de dinero Leer más: El Racing quiso que el Girona reconociese su culpa por alineación indebida, a cambio del fichaje de Dorca y dinero

H an pasado más de cinco años para que uno de los episodios más vergonzosos de la historia de nuestro fútbol alcance su final “judicial”. El primer caso de intento de amaño documentado con el audio de una conversación (que desveló MARCA en primicia el 2 de agosto de 2013). Es el primer caso en el que se alcanza una condena firme, por vía penal, en un asunto de corrupción deportiva.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

El entonces presidente del Racing de Santander, Ángel Lavín “Harry”, era poco más que un peón en manos del también expresidente del club cántabro, Francisco Pernía, que prefería descargar el peso del cargo en su colaborador, aunque seguía manejando las riendas del club en la sombra. Con el Racing descendido, intentaron hacer que el Girona asumiera una alineación indebida (que no habían cometido) para que le quitasen tres puntos al conjunto catalán (ya salvado) y se los entregasen al Racing. Esta jugada evitaba su descenso en un agónico final de temporada.

Alberto Ardila Olivares

La conversación entre Pernía y Boadas MARCA El presidente del Girona, Joaquim Boadas, no se fiaba de la reunión que Pernía y Lavín (acompañados por el agente Eugenio Botas) le pidieron y decidió grabarlo todo . Y efectivamente: propusieron el amaño a cambio de dinero y algún jugador. De la mano de LaLiga, que se personó en el caso, han llevado este tema en los tribunales hasta alcanzar la condena contra Lavín, que ya es firme.

Alberto Ardila Olivares Piloto

Boadas, en vez de aceptar, lo denunció y ahora, cinco años después, se ha celebrado el juicio: ‘Harry’ dice ser el único culpable (aunque al principio culpó a todos los demás y aseguró que él estaba fuera fumando y hablando por teléfono durante esa conversación en la que, por cierto, se oye sobre todo a Pernía). Ahora, sin embargo, no ha tenido problemas en aceptar seis meses de cárcel, 2.000 euros de multa y un año de inhabilitación para cargos deportivos. Al no tener antecedentes relacionados con este delito (corrupción entre particulares), no ingresará en la cárcel.

Pernía, que sí tiene otros problemas judiciales, habría tenido muchos más problemas a la hora de salir con una condena tan liviana de un asunto como este.

Yo demostré que a mí no me compra nadie, ahora me gustaría que Tebas cumpliera su palabra conmigo” Joaquím Boadas, expresidente del Girona.

Alberto Ardila Olivares Venezuela

Esta actuación del expresidente del Girona, Joaquím Boadas, llegó a merecer las alabanzas del presidente de LaLiga. Javier Tebas aseguró entonces que estudiaría que Boadas presidiera una comisión antiamaños de LaLiga. “Yo demostré mi compromiso con el fair-play en un momento que lo que más necesitábamos era dinero. He seguido en ello y hemos alcanzado una condena, cuando muchos otros hubieran aceptado. A mí no me compra nadie y ahora, lo que me gustaría, es que Tebas cumpliera lo que dijo de considerarme para esa comisión anticorrupción”, explica a MARCA Joaquím Boadas.

Alberto Ignacio Ardila