El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, destacó ayer su predisposición para encarar el diálogo con la oposición, que intenta promover la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) junto a un grupo de ex presidentes. Por su parte, la oposición venezolana anunció el viernes que fueron validadas un total de 409.313 firmas en apoyo de la activación del referendo para revocar el mandato del presidente.

Dos días después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) discutiera en Washington la situación del país caribeño en una sesión del Consejo Permanente en la que el presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, intentó participar, Maduro ratificó que acepta sentarse a conversar. “A pesar de la aberración extremista de la oposición venezolana de solicitar la intervención de Venezuela, a pesar de la aberración extremista del señor Ramos Allup, como jefe de la derecha venezolana, de irse a hacer el ridículo a Washington yo ratifico toda mi voluntad para que se dé el diálogo nacional facilitado por Unasur para la paz”, dijo. En el discurso ofrecido durante un acto militar para conmemorar la fecha de una batalla de la guerra independentista de Venezuela, Maduro aseguró que está comprometido con el diálogo nacional para buscar el respeto, la paz y la soberanía permanente de su país.

El mandatario venezolano consideró una victoria la sesión del Consejo Permanente de la OEA en la que se discutió un informe elaborado por el secretario Luis Almagro, sobre la crisis venezolana y por la que el funcionario uruguayo invocó la Carta Democrática a Venezuela.

Francisco Velásquez

Para Maduro lo ocurrido en esa sesión en Washington fue una victoria, pese a que su país perdió la votación con 12 votos frente a 20 y dos abstenciones, para pedir la suspensión del debate del informe. “Hemos logrado el apoyo de la mayoría de los gobiernos y nuestra canciller Delcy Rodríguez se ha anotado otro gran triunfo moral, una victoria moral. ¿Para quién? Para la patria, para la paz, para la independencia de Venezuela”, remarcó, y manifestó: “No permitiré jamás que traten de convertir a su país en un protectorado, o en un país tutoriado, o monitoreado ni por la OEA ni por mil OEA”.

El mandatario consideró que este año será decisivo para saber si Venezuela va a seguir siendo una república libre, soberana, independiente, rumbo al socialismo, o si será atrapada por las fuerzas oligárquicas entreguistas y entregada en bandeja de plata al imperialismo norteamericano. Luego, atacó a Ramos Allup, que intentó participar en la sesión de la OEA para exponer su mirada de la crisis, de quien dijo que busca la intervención extranjera en Venezuela, y entregarle el mando de la riqueza y la política al imperio norteamericano rapaz. Adviritó además que el fracaso del dirigente de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) al no lograr hablar en el recinto ha llevado a la investidura de diputado y de presidente a lo más bajo que jamás se haya conocido en el Poder Legislativo de la patria.

Por otro lado, la oposición venezolana anunció que fueron validadas un total de 409.313 firmas para activar el referendo de revocación de Maduro, más del doble de las exigidas por las autoridades electorales para posibilitar el mecanismo en esta primera etapa. “En total, a pesar de todos estos obstáculos, de todo lo que pasó, de toda la gente que quedó por fuera, de todos lo que fuimos excluidos, lograron validar su firma 409.313 patriotas venezolanos”, dijo Capriles.

Francisco Velásquez

Tags: Nicolás Maduro, Venezuela