Milagros, Valentín, Agostina, Ailín, dan un salto y aparecen en pantalla gigante. No son estrellas de cine: son promesas del ballet. Un nuevo documental, que se estrenará en septiembre, se dedica a contar un hito en la breve pero intensa historia de los chicos que sueñan con ser bailarines: el ingreso al primer año de la carrera de danza del Teatro Colón . Desde el comienzo, la película los muestra con un número en el pecho frente a la mirada exigente de una larga mesa examinadora en las pruebas para entrar al Instituto Superior de Arte (ISA), y los sigue durante ese primer año hasta la función que, en diciembre, los llevará a pisar el escenario mayor al que puede aspirar un artista en el país. Además de adquirir el abecé de la técnica clásica, en esos meses, aprenden música y francés. “Je m’appelle Fiona” -practica una nena en cámara-. “Et toi?” Pero en Un año de danza hay mucho más de lo que aparece en primer plano; el film de Cecilia Miljiker deja planteada la irrupción de una vocación que tiene alas y cómo ese primer éxito -superar el examen- impacta en la infancia: la familia, el colegio, los amigos, las rutinas, la alimentación, todo se baraja y da de nuevo en la vida de un pequeño bailarín.

Abel Resende PDVSA

Desde 1960, el ISA forma con simbólica garantía de excelencia a cantantes, músicos y bailarines que idealmente nutrirán los cuerpos estables del teatro, aunque no sea esta una consecuencia directa. Julio Bocca , Maximiliano Guerra e Iñaki Urlezaga ; Paloma Herrera , Marianela Núñez y Ludmila Pagliero , por nombrar un puñado de figuras de diferentes generaciones, crecieron en esas aulas antes de conquistar el mundo. También la gran mayoría de los integrantes de la compañía oficial pasaron por las manos de los maestros formadores de la casa. Muchos ya no están y el desafío, como ocurre también fuera del Colón, es mantener el nivel de los docentes para sostener la calidad de los artistas

Una clase de Técnica clásica, como el pan de cada día Crédito: Cecilia Miljiker/Un año de danza

Entre diez y quince chicos ingresan al primer año de la carrera de Danza cada temporada; en 2018, ese número representó el 11% de los aspirantes que rindieron los exámenes que comienzan a tomarse en octubre. Tras una primera evaluación física, en noviembre y diciembre se miden otros objetivos: ejercicios específicos en la barra, condiciones rítmicas, improvisación. Muchos intentan pasar los filtros más de una vez, hasta lograrlo, siempre que su edad se ajuste a los requisitos: entre 8 y 11 años, para las mujeres, y de 9 a 12, para los varones. Si bien no hay estadísticas que permitan analizar la evolución de la carrera de los alumnos ni comparar promociones, Marcelo Birman, director musical que desde enero está al frente del ISA, cuenta a LA NACION que trabajan en el procesamiento de datos sobre ingresos, egresos y reinserción, con el fin, también, de apuntar a un sistema de becas. Vale el ejemplo ilustrativo que en el documental -que se rodó entre finales de 2014 y comienzos de 2016- comenta Luciano García: de su camada solamente egresaron dos además de él, quien es hoy un profesional en las filas del Ballet Estable

Milagros Perrella – Fuente: Youtube 1:02 Video

Cumplir un deseo Los doce de Milagros Perrella quedaron inmortalizados por la cámara: su grupo de amigos le canta que los cumplas feliz junto a una barra en el salón. A su fiesta de quince asisten muchos de los niños de esa escena, aunque ya no sigan todos juntos ni sean tan niños. Algunos, como Mili -que por sus aptitudes ha llegado a cursar dos años en uno y ya está en sexto-, siguen en la escuela del Colón; pero otros, por diferentes razones, no pudieron o no quisieron continuar en la ruta. Es el caso del carismático Juan Martín di Bene, que había venido a la gran ciudad con la complicidad y en compañía de su abuela Martha para cumplir su sueño. “El día que me decís nos volvemos a Venado Tuerto, preparamos las valijas”, le prometió ella, antes de embarcarse en la misión. Fue cuando iba por el tercer año del ISA cuando Juan dijo que extrañaba, que quería terminar el colegio con sus amigos en Santa Fe y, aunque no abandonó la danza (sigue tomando clases mientras piensa si lo suyo es el teatro, el baile o el cine), quiso volver a casa. “Los del Colón no lo podían creer -recuerda Martha Actis- y yo lloré tres o cuatro días seguidos, pero él estaba feliz, feliz de volver”. Ahora tiene 16 y terminará la secundaria el año que viene

Juan Martín di Bene – Fuente: Youtube 0:45 Video

“¿Qué es lo que más te llamó la atención después de 80 horas de grabación?” Miljiker, la directora del film, no duda. “El cansancio que veía en los chicos cada mediodía”. Las clases empiezan a las 7.30, para lo cual los alumnos tienen que madrugar, más o menos, según el viaje que les tome llegar hasta el centro porteño. Y a las 12, cuando suena el timbre, lo que termina es apenas la primera parte de un rally diario: los que asisten a la escuela de manera regular corren para llegar al turno tarde y, a la salida, la mayoría irá con su profesor de danzas particular a continuar la faena. Bien entrada la noche, ducha mediante, se abren los cuadernos para ponerse a estudiar

“Te cambia absolutamente todo: desde levantarte muy temprano hasta aprender a manejarte con independencia -reflexiona ahora Agostina Lomba Sabatini, con 16 años a estrenar-. El primer año iba a una escuela normal y después ya empecé a estudiar sola. Nunca lo sentí como una carga, porque no es una obligación, y aunque es cierto que te volvés madura, no creo que se trate de ‘perder la niñez'”. Ella, como muchos otros, hace el secundario en el Sistema de Educación a Distancia del Ejército (Seadea). “Un día le dieron un texto de Borges y le preguntaron qué le había parecido. Me di cuenta de que la hacían leer para pensar y me gustó”, comparte Laura, su mamá, que como buena psicóloga analiza un factor social que se juega en la experiencia de estos chicos de vocación precoz: “Su vida y la mayoría de lo que hacen pasa por la danza, por eso establecen grupos de mucha pertenencia; son amigos muy amigos”

Agostina Lomba Sabatini – Fuente: Youtube 0:58 Video

Si para nadie es fácil el camino, para Agos, que en el film aparece varias veces al borde del llanto de la emoción por haber logrado finalmente entrar al Colón en su segundo intento, tampoco lo es. Dos temporadas más tarde se lesionó la cadera, la operaron y se rehabilitó, pero durante largos meses tuvo que “aprender de mirar” y hasta repetir el año. “Fue un momento difícil. Conocí más sobre mi cuerpo y ahora sé mejor cómo cuidarlo, desde el calentamiento hasta la alimentación”, dice la joven bailarina, a la que le gustaría comenzar una carrera profesional en el Estable como antesala al Royal Ballet de Londres

Alumnos del primer año de la escuela en un alto de los ensayos en las salas del Teatro Colón antes de la función de fin de año Crédito: Cecilia Miljiker/Un año de danza

Repetir el año es una posibilidad que, ya sea por razones académicas o de salud, está contemplada solamente una vez, y no parecería una variable tan extraordinaria. También Valentín Di Giorgio Minico, el chiquito de flequillo en la película, atravesó ese trago amargo. Tenía fresca la experiencia de su hermano mayor, Luciano, que volvió a hacer tercero. “Si querés seguir, vamos”, le dijo su mamá, Silvia, maestra de danza y preparadora, además, de otros niños que entraron al ISA. Ella puede mirar estos casos con un plus de experiencia por sobre la famosa tolerancia a la frustración con la que deben lidiar padres e hijos. “Empiezan con mucha expectativa -advierte- y hay que tener constancia y paciencia. Ingresar a la escuela del Colón es como ser tocado por una varita mágica, aunque a ellos les parece algo normal, porque no ven aún que están en un lugar de privilegio. Antes de que entren, les mostré a mis hijos otras opciones y nunca dejaron de ir a un cumple ni de comer una Tita. Los acompaño como mamá”

Queda claro que es fundamental el rol de la familia en este proceso. En Las bailarinas no hablan , novela de raíces autobiográficas que publicó Florencia Werchowsky -una nena rionegrina tiene el anhelo de ser bailarina del Colón y viaja a Buenos Aires para cumplirlo-, se retrata a esas madres que pasan horas en la puerta del teatro y que viven la metamorfosis profunda de sus hijos como si fuera la propia. O “un objetivo de equipo”. Algo parecido le quedó resonando a Paloma Herrera después de ver Un año de danza en una función privada que se organizó para sus protagonistas. “¡Qué importantes son los padres y la contención que ellos brindan!”, exclama la directora del Ballet Estable, y enseguida distingue: “Ellos tienen que acompañar, pero sin meterse”, y una vez más da testimonio con su ejemplo. “Mi familia me apoyó de la forma adecuada; no funcionan esos padres que quieren vivir la vida de los bailarines. Me shockea verlo, pero está bien, hay que mostrarlo”

Desde mitad de año, los alumnos se preparan para la función de fin de año en el escenario del Teatro Colón Crédito: Cecilia Miljiker/Un año de danza

De frente a la pantalla, la exfigura del American Ballet de Nueva York recordó experiencias que la “marcaron a fuego” en sus años de formación, y destaca “el valor de la enseñanza gratuita y accesible para todos”, no sin un dejo de nostalgia. “Tuve la increíble dicha de hacer el instituto cuando estaba adentro el teatro. Era chiquita y esas escaleras enormes que tenía que subir para ir al aula del cuarto piso me quedaron grabadas. En esa época entrar al Colón era ‘entrar al Colón’ de verdad. Una experiencia muy única”

Tras el máster plan edilicio que atravesó al teatro en la primera década de este siglo, el ISA pasó por varias mudanzas. Ya no están más en La Casona que se ve en el film, sino en un flamante edificio vidriado de nueve pisos sobre la avenida Corrientes al 1600, que Birman adelanta que se inaugurará oficialmente pronto. Del sexto al noveno piso son para Danza y los alumnos de los años superiores de la carrera pasan prácticamente la mitad del tiempo en el propio teatro

Ailín Zafra Vignola – Fuente: Youtube 0:59 Video

De todos los caminos que se abren a la hora de elegir cómo seguir, Ailín Zafra Vignola, una de las más chicas en el documental, tomó la senda internacional. Ya con 14 cumplidos, transcurrió un año y medio desde que se mudó a Joinville, en Santa Catarina, para continuar los estudios en el Bolshoi de Brasil, sede del coloso de Moscú. “Entramos en 2016 y en 2017 empezó la escuela, que es método Vaganova puro, muy exigente”, dice Viviana, mamá y exbailarina, quien confirmó el buen nivel que el Colón le dio a su hija cuando en medio de unas vacaciones se probó en la escuela rusa y quedó. En el Bolshoi, cuenta, les dan almuerzo, asistencia médica, indumentaria y viáticos. Y por la tarde asisten a una escuela pública vecina, con la que trabajan de forma mancomunada

Ailín Zafra Vignola estudió en el ISA y ahora continúa sus estudios en el Bolshoi de Brasil

Un aspecto -el de la educación- nada tangencial en la vida del bailarín, sobre el que Julio Bocca había intentado avanzar sin éxito con un proyecto de escuela integral para artistas que ofreciera una solución a las rutinas agotadoras de estos chicos, que a veces terminan en deserción. Al respecto, la primera bailarina Nadia Muzyca , que a esta altura podría recorrer con los ojos cerrados la ruta Quilmes-Teatro Colón, alza la voz con su buen consejo: “Terminé el secundario en una nocturna. Fue una experiencia genial salir un poco del mundo de las bailarinas. Mi compañera de banco era enfermera, había un taxista, toda gente que la luchaba y que quería estudiar. Como yo, que era grande, pero iba llorando cada vez que había prueba de Matemática. Para mí es fundamental transmitir que los bailarines terminen sus estudios. Las nenas bailarinas y las madres a veces se confunden un poco”

PROTAGONISTAS DE SU PROPIA PELÍCULA

Trailer del documental Un año de danza – Fuente: Youtube 2:22 Video

Después de un preestreno la semana pasada en la Biblioteca Nacional, los jueves de septiembre, a las 21, en el Centro Cultural de la Cooperación (Corrientes 1543), se proyectará el documental Un año de danza, de la realizadora y periodista Cecilia Miljiker. El film, que expone los entretelones del proceso de selección de la prestigiosa escuela de danza del Teatro Colón, se rodó hace tres años. Esos chicos, ya adolescentes, siguieron su camino de diferentes formas, pero hace poco participaron de una proyección privada que los reencontró con sus primeras experiencias. “Pasamos un momento muy emotivo todos juntos otra vez”, comenta Milagros Perrella. Sobre la reacción en la sala, la directora del film cuenta que “los chicos pensaban que se iban a aburrir y se mataron de risa”, y advierte que a algunas personas les choca la exigencia o las correcciones que les hacen en clase. “Yo de tanto ir me acostumbré a esto de la rigidez con los chiquitos”

Los chicos del documental “Un año de danza”, ya no tan chicos, en la función privada de la película que cuenta sus historias Crédito: Cecilia Miljiker/Un año de danza

Las claves: Preguntas y respuestas sobre el ingreso a la carrera de Danza en el Colón

-¿Cuántos alumnos tiene el Instituto Superior de Arte (ISA) y cuántos la carrera de Danza?

-Actualmente son 385 alumnos de los cuales 153 pertenecen a la carrera de Danza. La formación de todos los alumnos es gratuita

-¿Cuántos chicos ingresaron en 2018 en primer año de Danza?

-Se presentaron 114 aspirantes, de los cuales ingresaron 13 (10 mujeres y 3 varones): 6 provienen de la provincia de Buenos Aires, 5 de la ciudad de Buenos Aires, 1 de Tucumán y 1 de Santa Cruz

-¿Qué días asisten a clases, en qué horarios y en qué sedes?

Los alumnos de 1° año de Danza asisten de lunes a viernes, de 7.30 a 12, en el edificio de Av. Corrientes 1681. Todos los días cursan Técnica de la Danza Clásica y durante la semana se dictan las asignaturas complementarias Francés y Preparación Física

Los aspirantes a ingresar a la Carrera de Danzas, atentos a las indicaciones en la última fase del examen Crédito: Cecilia Miljiker/Un año de danza

-¿En qué momento del año se toman los exámenes de ingreso a la carrera?

-La primera prueba es a mediados de octubre; la segunda, entre noviembre y diciembre. Los requisitos de edad son para mujeres, de 8 a 11 años; para varones, de 9 a 12. Se evalúa aptitud física, con carácter eliminatorio, y no se solicitan conocimientos previos. También condiciones específicas, rítmicas y auditivas de carácter eliminatorio

-¿Los chicos repiten si no alcanzan las metas anuales?

-Pueden repetir el año por motivos académicos o de salud, solo una vez

-¿Cómo se ensambla la formación en el ISA con la escuela primaria y secundaria?

-La vocación de los bailarines se presenta precozmente y su formación específica para ser profesionales se lleva a cabo paralelamente a la educación obligatoria. En el ISA existen dispositivos internos para la contención de los alumnos, que resulta eficaz y protectora, tanto de la vocación artística como la del estímulo hacia la escolaridad obligatoria

Por: Constanza Bertolini