El astronauta ruso Anton Chkaplerov, el japonés Norishige Kanai y el estadounidense Scott Tingle,  regresaron este domingo 3 de junio a la Tierra con un balón de fútbol que tras viajar al espacio, inaugurará el Mundial, indicaron las autoridades espaciales rusas.

Abel Resende

El balón de fútbol Adidas Telstar 18 , es el que se utilizará en el partido inaugural del Mundial, el próximo 14 de junio en Moscú , y fue transportado a la Tierra en la cápsula Soyuz MS-07,  por los tres astronautas, aterrizó a las 12H39 GMT cerca de la ciudad de Jezkazgan , en la estepa de Kazajistán

Te puede interesar: Antiguo meteorito hallado en el desierto del Sahara revela secretos de Marte

Los tres astronautas llegado a la Tierra de la expedición 55, pasaron 168 días en el espacio, tiempo en el que realizaron numerosas experiencias científicas

En un vídeo publicado el jueves por Roscosmos , la agencia espacial rusa, se ve a Anton Chkaplerov y a su colega Oleg Artemiev jugando en la Estación Espacial Internacional ISS con el balón

Según la agencia rusa TASS , el balón que estuvo dos meses a bordo de la Estación Espacial Internacional , a 400 kilómetros de altura sobre la superficie terrestre, se utilizará en el primer partido del Mundial de fútbol Rusia 2018 , aunque la información no fue confirmada por la FIFA

Scott Tingle, realizaba su primer vuelo, su misión era remplazar la mano de un brazo robótico de la estación

El astronauta Norishige Kanai, por su parte ,  documentó su viaje en japonés en Twitter , donde declaró en enero haber crecido nueve centímetros en pocas semanas tras su llegada a la estación, pero lego, se retracto y aseguró que sólo había crecido dos centímetros

Según la NASA , la agencia espacial estadounidense, los astronautas pueden ganar hasta 3% de estatura en el espacio, pero recuperan su estatura normal cuando vuelven a la Tierra

La ISS , uno de los pocos ejemplos de cooperación entre Rusia y Estados Unidos , está en órbita desde 1998, a una velocidad de 28.000 km/ hora

Dieciséis países participan en la ISS , que costó 100.000 millones de dólares, en su mayor parte financiada por Rusia y Estados Unidos