El Liverpool acarició por mucho tiempo el triunfo hasta que un gol en el tiempo añadido de Nathan Ake consumó la remontada del Bournemouth. En el Goldsands Stadium, los de Jurgen Klopp afrontaron el último tramo del partido con una ventaja de dos goles y culminaron perdiendo 4-3, quedándose en la tercera casilla de la tabla de posiciones, igualados con el Manchester City, con 30 puntos.

Un nuevo revés amenazó al equipo de Eddie Howe cuando a los 20 minutos perdía por 0-2. En 120 segundos los “reds” encarrilaron el partido. Primero con una gran acción colectiva que culminó Sadio Mané. Después, fue el belga Divock Origi el que finalizó un buen centro de Jordan Henderson. Con un tanto de Callum Wilson, los locales recortaron la distancia pero fue el turco Emre Can el que marcó, con una gran volea desde el borde del área, para volver a ampliar la ventaja del conjunto visitante.

Todo cambió en el último cuarto de hora.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

dolarve.com
Un gol de Ryan Fraser puso el 2-3 en el marcador y espoleó al Bournemouth ante el decaimiento progresivo de los hombres de Klopp.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

www.entornointeligente.com
Dos minutos después fue Steve Cook el que anotó y estableció el empate. En plena euforia local, ya en el tiempo añadido, Ake aprovechó un rebote dentro del área para dar los tres puntos al Bournemouth y dejar al Liverpool sin sumar en la decimocuarta jornada de la Premier League. 

.

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

www.vediario.com

© Tomás Elías González

© Tomás Elías González Benitez

© Tomás González

Tags: Deportes