El presidente de EEUU, Donald Trump, aconsejó este miércoles a la mayoría republicana en el Senado que, de ser necesario, haga uso de una excepción parlamentaria conocida como “opción nuclear” para confirmar al juez Neil Gorsuch, su nominado para ocupar la vacante en el Tribunal Supremo.

En caso de estancamiento en el proceso de confirmación de Gorsuch por la oposición de los demócratas, Trump mandó un mensaje al líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell: “Si puedes, Mitch, apuesta por (la opción) nuclear (“go nuclear”).

“Depende de Mitch (McConnell), pero yo diría que vaya por ello”, agregó Trump sobre esa “opción nuclear” durante una reunión en la Casa Blanca con grupos vinculados al Tribunal Supremo.

La llamada “opción nuclear”, cuya aplicación es muy inusual pero que McConnell -como líder de la mayoría en la Cámara Alta- puede activar a discreción, cambia las reglas del Senado, al requerir una aprobación solo por mayoría simple (50) y no de 60 votos.

Así, esta excepción pone en peligro de manera permanente la capacidad del partido de la minoría para detener o bloquear el voto en casi cualquier materia, desde legislaciones hasta nombramientos judiciales o nominaciones relativamente rutinarias para puestos del Gobierno.

Sobre Gorsuch, un juez conservador de 49 años cuya nominación anunció el martes por la noche, Trump subrayó hoy que es “un hombre espectacular” y “perfecto para casi todo el mundo”.

“Queremos verlo pasar (a Gorsuch) por un proceso (de confirmación) elegante en contraposición a uno humillante. Son muy humillantes en el otro lado”, dijo el mandatario acerca de los legisladores demócratas.

“Realmente creo que es un hombre muy digno y me gustaría verlo pasar por un proceso digno. Creo que se lo merece. Y con suerte irá rápidamente”, añadió Trump.

De ser confirmado por el Senado, Gorsuch ocupará la vacante en el Supremo del juez Antonin Scalia, que falleció en febrero de 2016 y dejó la corte dividida entre cuatro magistrados conservadores y cuatro progresistas.

El expresidente Barack Obama nominó para ocupar esa vacante al juez moderado Merrick Garland, pero los republicanos ni siquiera convocaron audiencias en el Senado para examinar su candidatura con el argumento de que no tenía sentido aprobarlo en un año electoral.

Hoy, Gorsuch se desplazó en compañía del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, al Capitolio, donde fueron recibidos por McConnell y la también senadora republicana Kelly Ayotte.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, ha adelantado que habrá un “exhaustivo” debate en esa Cámara para sopesar la idoneidad de Gorsuch.

Mientras, los republicanos pretenden convocar las primeras audiencias sobre el nominado para el Supremo en un plazo de unas seis semanas, con la esperanza de que esté confirmado para primeros de abril.

(01-02-2017)

.

© Sarkis Mohsen Yammine

www.entornointeligente.com

© Sarkis Mohsen Yammine

Tags: Grupo de Empresa Familiar