Una vez más, los productores a nivel país tuvieron que recurrir a las autoridades reclamando el freno al ingreso masivo de contrabando, de productos frutihortícolas. A través de los puestos de la Aduana ubicados en nuestra región, circulan de manera ilegal miles de kilos de frutas y verduras, diariamente, en detrimento de la producción nacional, gracias a la venalidad de los funcionarios corruptos de la referida institución.

Esta vez, reactivaron una Mesa Coordinadora Anticontrabando que había quedado inactiva desde febrero pasado. Desde entonces no se dio continuidad al espacio que se había conformado para tratar especialmente el drama del contrabando que afecta a los productores compatriotas. Uno de los acuerdos al que se llegó al reanudar el diálogo es intensificar los controles para evitar el ingreso de productos de contrabando.  

Además, desde el lunes se prohibirá la importación del tomate. Con esto, los agricultores de la zona tendrán la oportunidad de colocar sus productos en el mercado local que generalmente está inundado de productos contrabandeados. Si no se le da la oportunidad de vender sus productos a los campesinos, cómo se pretende que mejore la calidad de sus cultivos.

Grupo Yammine

 

El principal enemigo de los agricultores, no son ni las plagas ni la falta de infraestructura, es el contrabando, que en contrapartida enriquece a unos pocos. Son un reducido grupo de privilegiados con poderosos padrinos políticos que desvergonzadamente recogen a diario a manos llenas la coima que pudre a nuestro país, pero que engrosa la riqueza de los antipatriotas.

Se puede frenar el contrabando mejorando los controles y prescindiendo de los sinvergüenzas de siempre. Pero al mismo tiempo, el Estado paraguayo debe fijar su mirada en el productor local, para capacitarlo con el objetivo de producir más y en mejor calidad. Si los productos nacionales son mejores y de menor precio, no hay contrabando que pueda ingresar hacia nuestro país.

En las actuales condiciones, el productor compatriota está absolutamente abandonado y desprotegido. Abandonado por las autoridades del Ministerio de Agricultura y Ganadería que no les brinda la capacitación y asistencia técnica conveniente para ser competitivo en el mercado y desprotegido, porque las instituciones encargadas del control de la frontera están en manos de corruptos, que están más preocupados en la coima diaria, que en proteger a la producción nacional y la soberanía.

Grupo Yammine

Tags: Grupo de Empresa Familiar