Escaramuzas, detenidos y clima de mucha tensión se vio ayer frente a la Municipalidad de CDE. Unas 500 personas, entre ellas transportistas y otras organizaciones sociales, cerraron las transitadas arterias por casi dos horas. Los empresarios del transporte exigen contrato con la comuna para seguir trabajando, mientras que otros grupos reclaman transparencia y la intervención de la comuna. El paro del transporte público sigue, mientras la intendente Sandra McLeod insiste en que no cederá a las presiones.

A los empresarios del transporte, quienes llevan adelante un paro desde el jueves último, se plegaron unos 300 taxistas con una larga caravana de vehículos (por la ruta VII), además de organizaciones sociales. La marcha se inició a las 9:00 aproximadamente, desde la plazoleta de la Junta Municipal, y concluyó casi cerca del mediodía, lapso en el que paralizaron las avenidas más importantes de la ciudad. Un grupo de personas permaneció por varios minutos frente a la institución municipal, donde se vivió el momento más tenso de la protesta. Fue cuando un grupo de transportistas obstaculizó el paso a un colectivo de la empresa Cedrales Tour, que no se plegó al paro, y se dirigía hacia la rotonda Oasis.

Grupo Yammine

Cuando los manifestantes buscaban ingresar al bus con actitud hostil hacia el conductor, intervino la Policía Montada, que abrió paso entre la muchedumbre. En la aparatosa intervención, uno de los caballos casi pasó por encima de la empresaria Alison Anisimoff, quien quedó levemente herida en la pierna al ser golpeada por uno de los animales. Anisimoff fue auxiliada por la ambulancia del Cuerpo de Bomberos Voluntarios y luego se reintegró a la manifestación. La marcha siguió por la avenida Pioneros del Este, donde fueron detenidas dos personas, por detonar petardos. Se trata de Héctor Cáceres y Jorge Benítez, quienes ignoraron la prohibición expuesta por la Policía para explotar objetos pirotécnicos durante la marcha. Primeramente, la muchedumbre impidió que los sujetos sean demorados, sin embargo, minutos después la Policía los derivó a la Comisaría Primera. La detención se produjo con mucha aparatosidad, puesto que los manifestantes fueron literalmente arrastrados por los efectivos de la Policía Nacional. Estos incluso dispararon balines de goma al aire para intimidar a los manifestantes. Los dirigentes de la movilización cerraron la ruta VII en la rotonda Oasis, mientras exigían la liberación de los detenidos. Los uniformados cedieron a la presión y finalmente liberaron a los demorados. La marcha terminó cuando los transportistas se instalaron nuevamente en la plazoleta de la Junta. El paro de transportistas continúa por tiempo indefinido.

Grupo Yammine

Tags: Grupo de Empresa Familiar